PUBLICIDAD

Tercera edad
Mayores al volante
Cuando se llega a una edad avanzada, las capacidades para conducir disminuyen. Si aún así te ves con fuerzas para seguir en la carretera, toma precauciones y utiliza estos consejos para hacerlo con seguridad.
Escrito por Enrique González, Periodista experto en salud y bienestar

Revisa tu salud si eres un mayor al volante

Dado que no existe una edad que obligue a dejar de conducir, la manera de determinar si una persona es apta para circular con su vehículo es a través de las revisiones médicas. Con ellas se comprueban las condiciones sensoriales, motoras y cognitivas para saber si una persona está capacitada para ponerse al volante.

Sin embargo, los conductores sólo están obligados a someterse a los chequeos de salud cuando van a renovar la documentación, por lo que pueden pasar varios años entre una exploración y otra. En el caso de las personas de avanzada edad, lo recomendable es que superen este tipo de pruebas al menos una vez al año.

Para que una revisión médica de este tipo sea eficaz debe centrarse como mínimo en tres facetas de la salud del paciente:

  • Los sentidos: a medida que avanza la edad, la vista y el oído de deterioran progresivamente; de hecho son frecuentes patologías como las cataratas o la sordera parcial. El deterioro de la visión se manifiesta a la hora de conducir en complicaciones para distinguir los objetos de la vía y las señales de tráfico, una menor visión periférica, dificultades de adaptación al exceso de luz o una deficiente percepción de la distancia de otros vehículos.

Por su parte, la pérdida auditiva provoca confusión en lugares muy ruidosos o dificultades para distinguir la procedencia de los sonidos, entre otros.

  • La percepción: la carretera exige un alto grado de concentración y capacidad de reacción ante imprevistos. Sin embargo, tal y como apuntan algunos estudios, el tiempo de respuesta es mucho mayor cuando se trata de conductores entrados en años.
  • Los movimientos y articulaciones: al envejecer, el cuerpo humano reduce su capacidad de movimientos, pierde velocidad al ejecutarlos y desarrolla menos flexibilidad. Esto significa que, cuando nos ponemos a los mandos de un vehículo, tenemos menos agilidad para realizar cambios de dirección o para mirar a los lados. 

Actualizado: 24 de Noviembre de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

Una
de cada cinco personas en el mundo tendrá 60 años o más en 2050
'Fuente: 'Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD