PUBLICIDAD

Noticias Bebés y niños

Los juguetes muy ruidosos perjudican la audición

Una organización especializada en atención a la deficiencia auditiva señala que los juguetes que emiten sonidos con un volumen superior a 80 decibelios pueden provocar lesiones irreversibles en los oídos de los niños.
Los juguetes muy ruidosos perjudican la audición

Típico juguete ruidoso

18 de Diciembre de 2013

Los juguetes que emiten sonidos que alcanzan un volumen superior a 80 decibelios podrían llegar a provocar lesiones irreversibles en los oídos de los niños, dependiendo de la cantidad de tiempo que los pequeños estuvieran expuestos al ruido. Por ello desde la organización benéfica Clave –especializada en atención a la deficiencia auditiva– se pide a los padres que presten atención a la hora de adquirir estos productos, y vigilen después el uso que se haga de ellos.

Así, miembros de dicha entidad han explicado que el tiempo máximo de exposición en el caso de un sonido continuo con un volumen de 85 dB no debe superar ocho horas, mientras que para un juguete que emita 88 dB, el límite será cuatro horas, si se trata de 91 dB no superará las dos horas, cuando alcance 94 dB el tiempo se reducirá a una hora y, con 97 dB, media hora.

Con todo, y según Clave, antes de comprar los juguetes es necesario probarlos para escuchar el tipo de sonidos que emiten y a qué volumen lo hacen, porque se da el caso de que algunos juguetes para recién nacidos que parecen inocuos como un reproductor de melodías para bebés, llegan a emitir sonidos a un volumen de hasta 100 dB si se ponen junto al oído.

La pérdida de audición a causa del exceso de ruido es un proceso acumulativo que se produce gradualmente a lo largo del tiempo

Carmen Abascal, directora de Clave advierte de que estamos acostumbrados al ruido, y por este motivo muchos padres no son conscientes de la necesidad de evitar que sus hijos se encuentren expuestos a ciertos volúmenes hasta que llegan a la adolescencia, y es entonces cuando les preocupa que escuchen la música muy alta o frecuenten ambientes ruidosos. Sin embargo, aclara esta experta, es necesario educarles desde que son pequeños.

La pérdida de audición a causa del exceso de ruido, recuerdan desde Clave, es un proceso acumulativo y se produce gradualmente a lo largo del tiempo, por lo es muy importante que los padres se fijen en el sonido de los juguetes, igual que revisan si contienen piezas muy pequeñas con las que los más pequeños podrían atragantarse, y escojan aquellos artículos que dispongan de limitador o controlador de volumen, o coloquen cinta adhesiva en los altavoces para amortiguar el sonido si es necesario.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

15.000
niños menores de cinco años murieron cada día en 2016
'Fuente: 'Informe 'Niveles y Tendencias en la Mortalidad Infantil 2017', publicado con UNICEF, el Banco Mundial y la División de Población de UNDESA''