PUBLICIDAD

Colutorios
Los colutorios son un complemento para la perfecta higiene bucal: evitan la halitosis, protegen las encías, previenen las caries… Descubre cuándo es necesario utilizarlos, pero también los posibles riesgos de su abuso.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista especializada en vida saludable

Usos de los colutorios o enjuagues bucales

Los colutorios bucales tienen muchas utilidades, más allá de proporcionar una sensación de frescor, como la prevención de la caries, combatir la halitosis o mal aliento, reparar heridas o aftas bucales, proteger las encías y reducir su inflamación, ayudar a cicatrizar puntos de sutura, o evitar infecciones. Sin embargo, David Galea, dentista de la Clínica Galea, alerta de que es muy importante que este elemento esté indicado por un dentista profesional, para que sea el adecuado para nuestras necesidades y nos proporcione los métodos y tiempos de uso, pues abusar de ellos puede suponer problemas bucales.

Según las necesidades de cada persona su dentista le recomendará un colutorio u otro, y cada uno de ellos tendrá unos componentes diferentes en función de a qué problema vaya dirigido. Estos son algunos de los usos más comunes de los enjuagues bucales:

  • Halitosis

    Halitosis

    La boca es un lugar con mucha contaminación de bacterias, y si no se realiza una correcta higiene bucodental se pueden acumular y desprender toxinas que provocan placa dental y un olor desagradable. El mal aliento puntual se puede evitar con un buen cepillado, el uso de seda para dientes y un colutorio como complemento.

    • Elementos en la composición: peróxido de hidrógeno al 0,75% –según un estudio reduce un 90% el mal aliento–, zinc, clorhexidina, triclosán
  • Gingivitis

    Gingivitis

    Este problema se da cuando las bacterias de la placa dental se acumulan en las encías y causan una inflamación y un sangrado que puede desencadenar la pérdida de parte del hueso, e incluso de la pieza dental.

    • Elementos en la composición: triclosán, hexetidina, clorhexidina, fluoruro de estaño, sanguinaria…
  • Caries

    Caries

    Las caries son uno de los problemas bucales que más se dan y que se pueden evitar con una correcta limpieza bucal y una fluorización en clínica cada cierto tiempo, que ayuda a mantener la superficie del diente intacta y evitar que se convierta en porosa y, por tanto, entren las bacterias a colonizar.

    • Elementos de la composición: clorhexidina, flúor, triclosán…
  • Sequedad bucal

    Sequedad bucal

    La saliva tiene un poder protector en los dientes y encías, pero las personas que tienden a tener una cantidad escasa de este fluido tienen más riesgo de desarrollar caries y otros problemas, por eso se recomienda utilizar un colutorio como protección extra.

    • Elementos de la composición: lactoperoxidasa, glucosa oxidasa, amiloglucosa oxidasa…
  • Aftas o llagas

    Aftas o llagas

    Las heridas en la boca son muy molestas, pues rozan con los dientes o con las ortodoncias de manera continua. Un colutorio bactericida puede ayudar a que las aftas bucales cicatricen mejor, evitando infecciones.

    • Elementos de la composición: hexetidina, alantoína…

También son utilizados en pacientes con ortodoncia, con puntos de sutura, con implantes o extracciones recientes o prótesis, que necesitan tener la cavidad bucal limpia y ayudan a cicatrizar las zonas afectadas.

¿Es necesario que los niños usen colutorios?

La respuesta a esta pregunta es no, según nos cuenta David Galea, pues no se recomienda el uso de estos enjuagues en menores de 12 años, porque pueden ser demasiado agresivos para los dientes de los pequeños. Para este grupo, el dentista recomienda hacer hincapié en un buen cepillado después de la comida y el uso de hilo dental o irrigador –una herramienta que expulsa agua a presión, y que es capaz de eliminar los restos de comida que quedan ocultos en los dientes–.

Actualizado: 6 de Marzo de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD