PUBLICIDAD

Vacunas durante el embarazo
Durante la gestación es importante prevenir enfermedades que pueden ser perjudiciales, tanto para la madre como para el bebé. Te decimos qué vacunas son compatibles con el embarazo y cuáles están contraindicadas.
Escrito por Inma D. Alonso, Periodista experta en salud y bienestar

Vacunas durante el embarazo con cierto riesgo

En situaciones especiales, como cuando es imprescindible viajar a zonas donde existe el riesgo de contraer enfermedades endémicas, el ginecólogo puede recomendar la aplicación de otras vacunas, que si bien no son tan inocuas para el bebé, sí previenen que la madre adquiera la infección y, por lo tanto, evitan los efectos adversos que tendría sobre el feto. Dichas vacunas serían las siguientes:

  • Vacuna contra la rabia: no se trata de una vacuna de uso frecuente. De hecho, sólo suele aplicarse a personas con un alto riesgo de contagio de esta enfermedad. Por tanto, si estás embarazada sólo te recomendarán que te pongas esta vacuna en el caso de que sea estrictamente necesario (si vas a viajar o vives en una zona de riesgo, o has estado expuesta a su contagio por una mordedura de un animal, etcétera).
  • Vacuna contra la hepatitis A y B: lo habitual es que durante el primer trimestre del embarazo tu ginecólogo te someta a una serie de análisis hematológicos para detectar posibles enfermedades como la rubéola, la toxoplasmosis o la hepatitis. En situaciones de riesgo de contraer estas infecciones (exposición profesional, viajes a zonas endémicas, usuarias de drogas, enfermedad hepática crónica, insuficiencia renal, convivir con individuos infectados…) también puede estar indicada su administración, por lo que debes consultárselo a tu médico. Si fueras portadora del virus de la hepatitis B, es posible que tu ginecólogo te recomiende que te vacunes para evitar que el feto pueda contagiarse. Además, una vez que nazca, tu hijo también recibirá dicha vacuna durante sus primeras horas de vida.
  • Vacuna contra la neumonía y la meningitis (Neumococo y Meningococo): lo ideal es que esta profilaxis se administre antes del embarazo cuando esté indicada. Al igual que en el caso anterior sólo se recomienda su aplicación cuando se ha estado en contacto directo con personas que padecen estas enfermedades, o en aquellas embarazadas que tengan un especial riesgo de contraer estas infecciones por estar inmunodeprimidas o padecer alguna enfermedad que las vuelva más vulnerables a ello.

Actualizado: 15 de Abril de 2019

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD