PUBLICIDAD

Mascotas
A la playa con tu perro
Si vas a ir a la playa con tu perro, estas recomendaciones os ayudarán a disfrutar la experiencia sin peligro. Te contamos dónde puedes llevarle, qué beneficios le reporta el mar, y qué debes llevar para prevenir riesgos.
Escrito por Diana Oliver, Periodista especializada en mascotas, maternidad e infancia y vida sana

Precauciones a tomar si vas con tu perro a la playa

Perro pequeño disfrutando en la playa

No olvides echar crema de sol específica para perros a tu mascota.

El aumento de playas que permiten el acceso de perros es siempre una buena noticia. Por un lado, el cuidador no tiene que renunciar a pasar el tiempo de ocio con su mascota; y tampoco se ve obligado a buscar un canguro o residencia, en el caso de que desee disfrutar de unas vacaciones cerca del mar. Por otra parte, el perro tiene la oportunidad de disfrutar de carreras junto al mar, de chapuzones infinitos y revolcones en la arena; beneficiándose así de la práctica de ejercicio físico en un entorno inmejorable, y disfrutando de la sensación indescriptible de libertad.

Además, para Carlos Zahinos, veterinario en el centro Amantea, y miembro de AGESVET y de AVEXPA, “el mar también aporta a los animales los mismos beneficios que a las personas; como, por ejemplo, la inhalación de yodo y minerales, o propiedades antisépticas y cicatrizantes”.

Si bien todas las razas de perro pueden disfrutar de la playa sin que haya restricciones especialmente derivadas por los genes, sí que es cierto que hay algunas familias caninas con las que tendremos que ser precavidos. Según Zahinos, “las razas con muy poco pelo, pelo muy corto, o muy claro, pueden verse más afectadas por la acción de los rayos solares”. En estos casos el veterinario recomienda extremar las precauciones para evitar que la piel de nuestra mascota se dañe. Y es que el exceso de sol también puede provocar patologías de la piel a nuestra mascota, como quemaduras o ampollas, pero también otras más preocupantes como melanomas.

Para evitarlo, debemos aplicarles cremas con protección solar específicas para perros; unos productos que son fáciles de conseguir en tiendas especializadas o ecommerces, y cuyo precio es similar al de las cremas solares que compraríamos para nosotros. Mejor si es una crema hipoalergénica, sin perfume, resistente al agua, y con un filtro solar alto (lo ideal es factor 30 o 50). El formato a adquirir será el que más cómodo nos resulte: en spray o líquida. Se suele aplicar antes de la exposición al sol; y es recomendable renovarla pasadas dos horas de la aplicación. Ojo con las zonas sin pelo del animal, ya que son las más delicadas (hocico, orejas, abdomen, o interior de las patas traseras, así como las almohadillas, que se podría lastimar con la arena caliente), y en las que más tendremos que incidir.

Apunta el veterinario del centro Amantea que “la ingestión de agua o materiales relacionados con el mar, como conchas, restos de corales, o peces muertos” pueden ser peligrosos para nuestra mascota, por lo que es importante vigilar en todo momento al animal para que no sufra un accidente. Igualmente, durante el baño, nos aseguraremos de que no haya mucha profundidad, prestando siempre atención a las mareas y corrientes de agua, que podrían arrastrarle y alejarle de la orilla.

Por último, es imprescindible que nuestro perro se mantenga hidratado y fresco durante su estancia en la playa, con el objetivo de que no sufra deshidratación o un golpe de calor. Para ello llevaremos un recipiente con agua fresca, y evitaremos siempre la exposición durante las horas más peligrosas (entre las 10 horas de la mañana y las 16 horas de la tarde). Fundamental también ofrecerle algo de sombra para que pueda descansar, y protección frente a parásitos y mosquitos.

Actualizado: 10 de Agosto de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD