Uno de cada tres jóvenes universitarios practica sexting

El sexting no es solo un fenómeno de adolescentes: el envío de mensajes, fotos o vídeos sexuales por el móvil u otros medios electrónicos está también muy extendido entre jóvenes universitarios, según un estudio de la Universidad de Granada.
Escrito por: Caridad Ruiz

10/12/2019

Joven universitaria practicando sexting

La palabra 'sexting' procede de los vocablos sex y texting (envío de mensajes) y se refiere al envío de fotos o vídeos –realizados por uno mismo o terceros– o de mensajes sexuales, eróticos o pornográficos, a través del teléfono móvil y otros medios electrónicos. Se pensaba que el sexting era sobre todo una práctica de adolescentes, pero el primer estudio de este tipo realizado en la Universidad de Granada y publicado en la revista Suma Psicológica apunta ahora que uno de cada tres estudiantes universitarios también manda mensajes sexuales desde su móvil, con los posibles riesgos presentes y futuros que puede tener en la vida personal y profesional para los implicados. 

El sexting, un fenómeno muy frecuente entre los adolescentes

Para los investigadores de la Universidad de Granada, que pertenecen al grupo HUM-846 'APSEDI: Atención Psicológica y Educativa a la Diversidad', este nuevo estudio pone de manifiesto la extendida práctica del sexting entre los jóvenes. Trabajos anteriores realizados sobre este fenómeno se han centrado sobre todo en los adolescentes.

Cinco de cada diez varones y cuatro de cada diez mujeres buscan un contacto erótico, ya que afirmaron que con el 'sexting' es más probable conseguir una relación sexual o salir con alguien

De hecho, una investigación del Hospital Alberta y la Universidad Calgary (Canadá) que analizó 39 investigaciones con un total de 110.338 adolescentes de entre 12 y 17 años, revelaba que al menos uno de cada cuatro adolescentes recibe mensajes con imágenes y textos sexuales, y uno de cada siete es responsable de mandar estos mensajes. También señalaba que uno de cada diez los reenvía sin consentimiento.

Los hombres, los que más mensajes sexuales mandan y reciben

Esta nueva investigación se realizó con 899 estudiantes de la Universidad de Granada elegidos al azar, 397 varones y 502 mujeres, de entre 18 y 24 años. Se utilizó la 'Escala de Conductas sobre Sexting' (ECS), un cuestionario validado a la lengua española y aprobado en 2016 por los investigadores del estudio, para encontrar una relación entre esta práctica con la edad, el sexo y la autoestima de los jóvenes universitarios.

Según los resultados del estudio, un 41,57% de los varones realiza sexting, frente a un 34,47% de las mujeres. También son ellos los que más mensajes de carácter sexual reciben. En cambio, cuando el envío de estos mensajes se realiza dentro de la pareja son ellas las que más lo practican, un 20,51% de las chicas, frente al 16,88% de los chicos.

El pico de prevalencia en función de la edad se da a los 21 años, con un 16,46%, y a partir de esa edad baja paulatinamente hasta el 11,24 a los 24 años

El 42,82% de los hombres y el 47,41% de las mujeres lo practica con una o dos personas, y un 4,53% de ellos y un 3,39% de ellas aseguró haber llegado a mandar estos contenidos a más de 10 personas. El pico de prevalencia en función de la edad se da a los 21 años, con un 16,46%, y a partir de esa edad baja paulatinamente hasta el 11,24 a los 24 años. Respecto a la relación entre este fenómeno y la autoestima, no se encontró nexo alguno.

También se indagó sobre las situaciones que pueden favorecer la difusión de estos contenidos sexuales. La mayoría, y sobre todo los hombres, señaló que lo suele hacer en soledad o en su domicilio, y cuando se encontraba de buen humor. Cinco de cada diez varones y cuatro de cada diez mujeres buscan un contacto erótico, dado que afirmaron que con el sexting es más probable conseguir una relación sexual o salir con alguien. También destaca que para un 13,10% de los chicos y un 15,93% de las chicas esta práctica les hace sentirse avergonzados, y que a apenas un 3% de los hombres y un 4,38% de las mujeres les hace sentir feliz.

Los autores de este estudio recomiendan en su trabajo que se sea muy prudente con el envío de este tipo de mensajes eróticos, ya que puede tener consecuencias en el presente y futuro profesional de los jóvenes por la amplia difusión que tienen, y el largo periodo de tiempo que pueden permanecer en la red. Igualmente, reconocen que su estudio no es extrapolable a toda la población universitaria española, debido a que fue realizada solo entre estudiantes de la Universidad de Granada y proponen continuar la investigación incorporando otras universidades. 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD