PUBLICIDAD

La sal puede causar dermatitis atópica y reacciones alérgicas inmunes

Descubren que los iones de la sal pueden desencadenar reacciones alérgicas inmunes como la dermatitis atópica, cuyos pacientes tienen concentraciones hasta 30 veces más elevadas de sodio en la piel.
Escrito por: Caridad Ruiz

25/02/2019

Sal

Un estudio de la Universidad Técnica de Múnich (Alemania) ha descubierto que la sal puede influir en la aparición de la dermatitis atópica, una reacción alérgica inmune que afecta a uno de cada diez niños en los países industrializados y cuya incidencia en nuestro país es de un 18%, el triple que hace unos 30 años.

Los científicos han demostrado en cultivos celulares que las señales de los iones de la sal desempeñan un papel importante en la formación y el control de las células Th2, que intervienen en las reacciones inmunes alérgicas como la dermatitis atópica. Además, encontraron concentraciones elevadas de sodio en la piel de los pacientes. El estudio se ha publicado en la revista Science Translational Medicine.

Los linfocitos T o células T son producidos en la médula ósea y su función más importante es la inmunidad, destruyendo, por ejemplo, células ajenas a nuestro organismo y que pueden dañarlo. Pero también pueden atacar sustancias que son inocuas, como les ocurre a las personas alérgicas. Por ejemplo, las células Th2, que son un subgrupo de las células T, cuando funcionan mal pueden desencadenar afecciones inflamatorias como la dermatitis atópica.

El estudio no ha demostrado si una dieta baja en sal podría influir en la aparición o el progreso de la dermatitis u otros trastornos alérgicos

Aunque no se conoce qué causa el fallo en estas células, sí se sabe que en esta patología existe una mayor producción de las proteínas interleucina 4 (IL-4) e interleucina 13 (IL-13), y los investigadores alemanes han demostrado que la sal puede provocar que las células T produzcan mayores cantidades de estas proteínas.

La bacteria 'Staphylococcus aureus' crece en condiciones salinas

Calcular las concentraciones de cloruro sódico en la piel resulta complicado, porque si bien la sal es soluble en sangre y se puede medir con métodos clínicos, no ocurre así con la dermis. Pero con la ayuda de expertos en química nuclear y fisicoquímica, los expertos de la Universidad Técnica de Múnich comprobaron que las zonas de la piel afectadas por brotes de dermatitis atópica tenían niveles de sodio hasta 30 veces más altos que las áreas sanas.

Este descubrimiento se ha corroborado con otro dato: se sabe que los afectados por esta enfermedad tienen niveles más elevados de la bacteria Staphylococcus aureus en la piel, que precisamente crece en condiciones salinas. Según la directora de este estudio, Christina Zielinski, estos resultados son la prueba de la relación que existe entre la sal y la dermatitis atópica.

No obstante, este estudio no ha podido demostrar aún de qué forma el sodio se acumula en la piel, por lo que tampoco se puede asegurar que una dieta baja en sal pueda influir en la aparición o el progreso de la dermatitis u otros trastornos alérgicos, o reducir las lesiones de la dermatitis.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD