Las vacunas ARNm son eficaces y seguras en embarazadas y lactantes

Las embarazadas y lactantes que han recibido vacunas tipo ARNm contra el COVID-19, como la de Pfizer o Moderna, han demostrado estar protegidas contra el coronavirus y podrían transmitir anticuerpos a sus bebés.
Escrito por: Natalia Castejón

26/03/2021

Vacunas ARNm eficaces en embarazadas

Son muchos los ensayos que se han hecho para demostrar la eficacia de las vacunas contra el COVID-19, sin embargo, ninguno de ellas ha sido ampliamente probada en mujeres embarazadas ni lactantes, ya que no fueron incluidas inicialmente en los estudios de los laboratorios. No obstante, la mayoría de expertos apuntaban que serían seguras para estos grupos de mujeres. De hecho, recientemente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) había señalado que la de Johnson & Johnson es la más segura para las mujeres embarazadas. Pero poco se había confirmado hasta ahora respecto a las vacunas de tipo mensajero, como las de Pfizer BioNTech o la de Moderna.

Ahora, en el estudio más grande de este tipo hasta la fecha, realizado por el Hospital General de Massachusetts, el Hospital Brigham and Women's y el Instituto Ragon de MGH, MIT y Harvard (EE.UU.) ha demostrado que las vacunas tipo ARNm son altamente efectivas, y seguras, en la producción de anticuerpos frente al SARS-CoV-2 en gestantes y lactantes.

Y no solo eso, la investigación, que se ha publicado en el American Journal of Obstetrics and Gynecology (AJOG), ha encontrado que estas vacunas administradas a las madres confieren inmunidad protectora a los bebés, ya sea mediante la placenta en las embarazadas o a través de la leche materna en las mujeres lactantes vacunadas. El estudio se ha llevado a cabo gracias a 131 mujeres en edad reproductiva, donde 84 estaban embarazadas, 31 daban el pecho a sus hijos y 16 eran no gestantes.

La investigación encontró anticuerpos en todas las muestras realizadas de sangre del cordón umbilical de las embarazadas y en la leche materna de las lactantes

Todas las participantes recibieron alguna de las vacunas ARNm contra el COVID-19 disponibles en el mercado, es decir, la de Pfizer BioNTech o la de Moderna y se encontraron casi los mismos niveles de anticuerpos en los tres grupos. Por otro lado, los efectos secundarios generados por la administración de los fármacos fueron raros y de poca importancia.

Embarazadas, un grupo de riesgo para el COVID-19

En las mujeres embarazadas y lactantes se encontró que había anticuerpos en prácticamente todas las muestras de sangre del cordón umbilical y en la leche materna, lo que indica que es posible que las madres transmitan la inmunidad a sus hijos mediante estas dos vías.

No hay que olvidar que según diversos estudios, como el de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC), consideran a las embarazadas como grupo de riesgo frente al nuevo coronavirus, pues tienen más probabilidades de enfermarse gravemente tras el contagio y podrían provocar complicaciones en el desarrollo del embarazo.

“Esperamos que este estudio catalice a los desarrolladores de vacunas para que reconozcan la importancia de estudiar a las personas embarazadas y lactantes y las incluyan en los ensayos. El potencial del diseño racional de vacunas para impulsar mejores resultados para las madres y los bebés es ilimitado, pero los desarrolladores deben darse cuenta de que el embarazo es un estado inmunológico distinto, en el que se pueden salvar dos vidas simultáneamente con una vacuna potente”. “Esperamos estudiar todas las plataformas de vacunas durante el embarazo a medida que estén disponible”, resalta Galit Alter, principal autora del estudio.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD