Media taza de café al día en el embarazo reduce el peso del neonato

Tomar cafeína equivalente a media taza de café al día durante el embarazo se ha relacionado con un menor peso del bebé al nacer, lo que aumenta su riesgo de enfermedades cardiacas, obesidad y diabetes.
Escrito por: Natalia Castejón

26/03/2021

Media taza de café al día en el embarazo reduce el peso del neonato

La cafeína durante el embarazo podría filtrarse por la placenta y llegar al bebé, interfiriendo en su correcto desarrollo. Ahora un estudio, realizado por miembros del National Institutes of Health (EE.UU.), ha revelado que incluso consumir una cantidad de cafeína equivalente a media taza de café al día aumenta el riesgo de tener bebés con bajo peso al nacer, que se ha asociado a otros problemas de salud futuros.

En el estudio, que se ha publicado en la revista JAMA Network Open, se ha encontrado que los recién nacidos de las mujeres que consumieron unos 200 mg de cafeína al día –equivalente a dos tazas de café al día– tenían menos tamaño y masa magra corporal que las que no lo incluían en su dieta. Este bajo peso al nacer se ha asociado a problemas de salud futuros como obesidad, enfermedades cardiovasculares y diabetes.

“Nuestros resultados sugieren que podría ser prudente limitar o renunciar a las bebidas que contienen cafeína durante el embarazo”

Para llevar a cabo la investigación se contó con la participación de 2.000 mujeres embarazadas entre la semana 8 y semana 13 de gestación, ninguna de ellas era fumadora ni tenía ningún tipo de problema de salud. Al grupo se le tomó una muestra de sangre entre la semana 10 y 13 de embarazo, que se analizó en busca de cafeína y paraxantina, un compuesto producido en la fase de descomposición de la cafeína en el cuerpo, y tuvieron que rellenar un cuestionario sobre su consumo de cafeína diario, en el que se incluía café, refrescos y bebidas energéticas.

Hasta 84 gramos menos de peso al nacer

Los resultados de la investigación indicaron que los bebés que habían nacido de mujeres con niveles altos de cafeína en sangre pesaban 84 gramos menos al nacer, median 0,44 cm menos y tenían 0,28 cm menos de circunferencia craneal que había nacido de madres con un nivel muy bajo o nulo de cafeína en sangre.

En función de la cantidad se encontró que incluso las embarazadas que tomaban unos 50 miligramos de cafeína al día –una media taza de café– daban a luz a niños 66 gramos más delgados que los que cuyas madres no tomaron cafeína. Según creen los autores, la cafeína podría hacer que los vasos sanguíneos del útero y de la placenta se contraigan reduciendo la cantidad de sangre que llega al feto lo que provoca alteraciones en el crecimiento.

Además, tienen la hipótesis de qué esta sustancia podría alterar las hormonas del estrés fetal, que aumentarían el riesgo de que tras el nacimiento los niños pudiesen coger peso excesivo, sufriesen obesidad, diabetes y enfermedades cardiacas en el futuro. Por tanto, “Hasta que sepamos más, nuestros resultados sugieren que podría ser prudente limitar o renunciar a las bebidas que contienen cafeína durante el embarazo”, ha explicado la Dra. Katherine L. Grantz, directora de la investigación.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD