Un análisis de la placenta puede predecir complicaciones del embarazo

Ciertos trastornos muy graves del embarazo que afectan a la madre o al bebé, como la preeclampsia o alteraciones del crecimiento fetal, se podrían detectar precozmente con un análisis de los niveles de hormonas de la placenta.
Escrito por: Eva Salabert

08/06/2021

Analizar la placenta predice trastornos

Analizar los niveles hormonales de la placenta puede detectar precozmente complicaciones del embarazo muy graves y potencialmente mortales que afectan a la embarazada o al feto en desarrollo, como diabetes gestacional, preeclampsia, hipertensión gestacional, crecimiento intrauterino retardado o macrosomía fetal, entre otras, según ha revelado un nuevo estudio publiado en Nature Communications Biology.

El organismo de la mujer experimenta numerosos cambios durante la gestación para que el bebé pueda desarrollarse, pero si no se adapta de forma adecuada se pueden producir trastornos, que se estima que afectan a alrededor de una de cada 10 gestantes y que también pueden tener consecuencias como un parto difícil con mayor intervención médica y problemas de salud a largo plazo para el niño o la niña, como diabetes, enfermedades cardíacas y obesidad.

“Nuestro estudio encontró que los biomarcadores hormonales de la placenta podrían indicar qué mujeres tendrían complicaciones del embarazo”

Actualmente no se dispone de métodos suficientemente eficaces para identificar precozmente los trastornos del embarazo, por lo que estos se suelen diagnosticar durante el segundo o el tercer trimestre de la gestación, y cuando se detectan es frecuente que ya hayan causado efectos adversos en la salud de la mujer y de su hijo.

Pero los autores de la nueva investigación han descubierto cómo identificar a las mujeres que desarrollarán complicaciones graves durante el embarazo evaluando los niveles de hormonas en la placenta, un órgano clave que permite que el oxígeno y los nutrientes se transfieran de la madre al bebé, que actúa como los pulmones, los riñones, el intestino y el hígado del feto, y que se encarga además de eliminar los desechos.

Niveles anormales de hormonas desde el primer trimestre de embarazo

La Dra. Amanda N. Sferruzzi-Perri, miembro del St John's College de la Universidad de Cambridge, y principal autora del trabajo ha explicado que “desde el momento de la concepción, el cuerpo de una mujer embarazada necesita cambiar casi todos los sistemas de órganos para que el feto pueda desarrollarse. El feto también necesita nutrientes y oxígeno para crecer, por lo que la madre tiene que cambiar su metabolismo y sistema vascular para poder proporcionarlos”.

“Los niveles anormales de hormonas estaban presentes en la sangre de la madre desde el primer trimestre en mujeres que desarrollaron diabetes gestacional”

La investigadora ha añadido "sabemos que la placenta impulsa muchos de los cambios en el cuerpo de una mujer durante el embarazo y nuestro estudio encontró que los biomarcadores hormonales de la placenta podrían indicar qué mujeres tendrían complicaciones del embarazo. Descubrimos que estos biomarcadores están presentes desde el primer trimestre del embarazo”.

Los investigadores emplearon modelos de ratón en los que estudiaron las proteínas producidas por la placenta y las compararon con muestras de sangre de mujeres que habían tenido una gestación sin problemas y con las de otras que padecieron diabetes gestacional. Crearon métodos que les permitieron aislar y analizar las células endocrinas en la placenta del ratón porque estas células se encargan de secretar hormonas durante el embarazo y diseñaron un mapa completo de proteínas en la placenta del animal que después compararon con datos de estudios de la placenta humana y los resultados del embarazo, descubriendo que había una importante superposición biológica.

La Dra. Sferruzzi-Perri ha explicado: “Alrededor de un tercio de las proteínas que identificamos cambiaron en mujeres durante embarazos con trastornos. Utilizando un pequeño estudio para probar si estas proteínas placentarias tendrán algún valor clínico, también descubrimos que los niveles anormales de las hormonas estaban presentes en la sangre de la madre desde el primer trimestre (semana 12 de gestación) en mujeres que desarrollaron diabetes gestacional, una complicación del embarazo que generalmente se diagnostica entre las 24 y 28 semanas”.

“Una mejor comprensión de la placenta dará como resultado embarazos más seguros y saludables para las madres y los bebés”

“También identificamos varios factores de transcripción específicos (proteínas dentro de la célula que activan o desactivan los genes) que probablemente regirán la producción de hormonas placentarias, lo que tiene importantes implicaciones para comprender cómo podemos mejorar los resultados del embarazo”, señala esta científica.

Los investigadores comprobaron también si era posible detectar estos biomarcadores genéticos durante la gestación y usaron un estudio en el que se registraron los resultados del embarazo en mujeres ingresadas en el Hospital Addenbrooke en Cambridge. Descubrieron así que estos biomarcadores aparecían en las muestras de sangre al principio del embarazo, lo que podría permitir hacer un diagnóstico precoz de las complicaciones y, por lo tanto, iniciar antes el tratamiento adecuado.

La Dra. Sferruzzi-Perri concluye que su “trabajo brinda una nueva esperanza de que una mejor comprensión de la placenta dará como resultado embarazos más seguros y saludables para las madres y los bebés. Nuestro equipo ahora está trabajando para evaluar si estos descubrimientos podrían mejorar la atención clínica en el futuro, ya sea a través de un diagnóstico más temprano, o para brindar nuevas oportunidades para tratar estas complicaciones del embarazo dirigiéndose a la placenta”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD