Descubren qué determina el patrón de color en el pelaje de los gatos

Unas moléculas específicas que se encuentran durante la fase embrionaria de los gatos podrían ser las responsables de los patrones de color característicos del pelaje de estos animales, que definen su diversidad.
Escrito por: Natalia Castejón

09/09/2021

Patrón de color de los gatos

Los gatos cuentan con diferentes colores y formas en su pelaje, lo que permite diferenciar su diversidad. Un estudio realizado por miembros del Instituto de Biotecnología HudsonAlpha (EE.UU.) ha descubierto que las responsables de esos patrones de colores en el pelo de los gatos se debe a unas moléculas específicas que se encuentran durante la etapa embrionaria de los mininos.

En estudios anteriores se había observado que los cambios en el color de los gatos domésticos se dan durante el crecimiento del pelo, pues los folículos pilosos adyacentes generan un tipo de pigmento de melanina que determina la tonalidad. No obstante, todavía no se sabe el motivo por el que el folículo produce melanina negra o amarilla.

Esta investigación, publicada en la revista Nature Communications, registró el proceso por el que las células cutáneas idénticas pueden adquirir firmas genéticas distintas, gracias a las muestras de piel de embriones de gatos procedentes de diferentes etapas del desarrollo. En ellas se analizó las proteínas presentes en el tejido y los genes de las células individuales que se habían obtenido en él.

El gen Dickkop es el responsable del color de los gatos

Lo que encontraron los investigadores fue que las diferencias en la expresión genética durante la fase embrionaria de los gatos es la que determina el color del pelaje generado después. Concretamente, se debe a una molécula de señalización que se codifica por el gen Dickkopf 4 (Dkk4), cuya función principal es la formación de la pauta de color.

La expresión genética en la fase embrionaria de los gatos es la que determina su color, y una mutación en el gen puede darles aspecto jaspeado

Otro de los hallazgos mostró que algunos gatos tienen este gen mutado, y en consecuencia presentan un pelaje jaspeado, es por ejemplo lo que ocurre en las razas como el Savannah Servalino o el Abisinio. Poniendo la mirada en otros felinos, los autores insinúan que sus descubrimientos también podrían aplicarse a animales como los tigres o los leopardos, entre otros mamíferos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD