PUBLICIDAD

  1. Inicio
  2. Noticias
  3. Noticias de Mascotas

La equinoterapia ayuda a reducir síntomas de la esclerosis múltiple

Las personas con esclerosis múltiple podrían mejorar su calidad de vida gracias a sesiones de terapia con caballos, que les permiten reducir su fatiga y recuperar su equilibrio e influyen positivamente en su estado anímico.
Escrito por: Natalia Castejón

19/06/2018

Equinoterapia, persona con esclerosis múltiple tocando un caballo

El contacto de las personas con esclerosis múltiple con los animales y la naturaleza mejoró sus síntomas.

Las sesiones de equinoterapia (terapias asistidas con caballos) pueden ayudar a mejorar algunos de los síntomas de los pacientes con esclerosis múltiple, una enfermedad neurológica crónica que afecta al sistema nervioso centro y que constituye una de las principales causas de discapacidad en adultos jóvenes. Así lo ha confirmado un estudio realizado por un gran equipo formado por miembros de la Universidad Complutense de Madrid, el Hospital Universitario de Torrejón, la Cátedra Animales y Sociedad de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y la Fundación MHG.

La investigación, publicada en la revista Medicina Clínica, pretendía conocer si la equinoterapia o hipoterapia –una opción que ya había demostrado ventajas en personas con discapacidad, parálisis cerebral o autismo– podía tener efectos beneficiosos para las personas con esclerosis múltiple, y los resultados, según los autores, han sido esperanzadores. Las pruebas se realizaron en un grupo de 10 personas con esclerosis múltiple, seis de las cuales tuvieron sesiones de terapia con caballos durante seis meses, mientras que el resto formaron el grupo de control.

La forma y la temperatura de los caballos ponen en funcionamiento el suelo pélvico, mejorando en las personas con esclerosis desde la incontinencia urinaria a las relaciones sexuales

Más tareas realizadas de manera autónoma tras el contacto con caballos

Entre los cambios que se produjeron en el grupo que practicó la terapia ecuestre se encuentran una disminución de la fatiga, la recuperación de la fuerza muscular y del equilibrio –reduciendo la rigidez muscular y los espasmos (espasticidad)–, además de tener menos ansiedad y depresión al estar en contacto con la naturaleza y con los animales. Todo ello mejoró la calidad de vida de los pacientes con esclerosis, que pudieron realizar una mayor cantidad de tareas de manera más autónoma.

Por otro lado, según explican los autores, la estructura y la temperatura del caballo –además de relajar las extremidades inferiores– pone en marcha toda la zona del suelo pélvico, consiguiendo reducir la incidencia de la incontinencia urinaria, uno de los grandes problemas de las personas con esclerosis múltiple, pues el hecho de no poder controlar el reflejo de micción hace que se levanten reiteradamente al baño por las noches, lo que merma su descanso. Las relaciones sexuales también se han visto mejoradas gracias a los cambios en el suelo pélvico, según las declaraciones de los participantes.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD