Primera vacuna contra la malaria eficaz en niños aprobada por la OMS

Hito histórico en la lucha contra la malaria: la OMS ha recomendado el uso de Mosquirix, una innovadora vacuna antipalúdica en niños que viven en zonas de riesgo, tras demostrar su seguridad y una eficacia del 40%.
Escrito por: Natalia Castejón

07/10/2021

Primera vacuna contra la malaria eficaz en niños

La malaria acaba con la vida de unas 400.000 personas cada año, de las cuales unas 260.000 son niños africanos menores de cinco años. Encontrar una vacuna contra el paludismo ha sido una de las tareas pendientes de científicos de todo el mundo y durante más de 100 años se ha investigado sobre el tema. Ahora, por primera vez, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha aprobado la administración a gran escala de un vacuna antipalúdica para niños que viven en zonas de alto riesgo de transmisión.

Mosquirix, así es el nombre comercial de la vacuna RTS,S/AS01, de la farmacéutica GlaxoSmithKline (GSK). Se trata de la primera vacuna que inmuniza contra una enfermedad parasitaria, no viral. Este fármaco, cuyo desarrollo ha llevado casi tres décadas, y que había recibido la opinión positiva de la Agencia Europea de Medicamento (EMA) en 2015, se había administrado en 2019 a más de 800.000 niños de Malawi, Ghana y Kenia en una prueba piloto para comprobar su eficacia. La vacuna, creada por científicos africanos, está compuesta por cuatro dosis, tres que se inyectan entre los cinco y los nueve meses de edad y una última que se inocula en el segundo año.

Esta vacuna recomendada por la OMS actúa contra el Plasmodium falciparum, un parásito que transmiten las hembras del mosquito Anopheles a los humanos, y que es el más prevalente en el África subsahariana y el más mortal en el mundo. Según los últimos datos de 2019, hubo 409.000 fallecimientos derivados de esta enfermedad, el 94% de ellas situadas en el continente africano.

La vacuna ha sido desarrollada por científicos africanos durante 30 años, y probada desde el 2019 en 800.000 niños africanos menores de 5 años

“Este es un momento histórico. La tan esperada vacuna contra la malaria para los niños es un gran avance para la ciencia, la salud infantil y el control de la malaria. El uso de esta vacuna además de las herramientas existentes para prevenir la malaria podría salvar decenas de miles de vidas jóvenes cada año”, ha señalado en el anuncio de la recomendación de la OMS, su Director General, el Dr. Tedros Adhanom.

2,3 millones de dosis administradas hasta ahora

La Organización Mundial de la Salud pretende reducir considerablemente estas cifras administrando de manera masiva la vacuna RTS,S a niños en riesgo, es decir, aquellos que viven en zonas con una transmisión de moderada a alta. Su aprobación se ha llevado a cabo después de comprobar los resultados de las pruebas piloto iniciadas en 2019 en algunos países africanos, desde entonces se han inyectado 2,3 millones de viales en más de 800.000 niños que cuentan ya con al menos una dosis.

Otros ensayos realizados en los últimos años han demostrado que la vacuna RTS,S/AS01 es segura y reduce las formas graves de la enfermedad, que suelen ser mortales. Sin embargo, esta eficacia es solo parcial, aproximadamente de un 36% en niños a partir de los cinco meses, por lo que no se trata de un recurso único, sino que se debe concebir como un complemento a la prevención ya existente, uso de mosquiteras, insecticidas…

Como la eficacia de la vacuna es de un 36% se debe continuar con las medidas de prevención que se hacían hasta ahora, como el uso de mosquiteras o insecticidas

Después de esta recomendación, se van a buscar socios financieros durante seis meses mientras los países interesados comienzan su planificación para empezar a introducir esta vacuna en sus programas. Sin embargo, todavía se desconoce el método de financiación, por lo que no se sabe el precio que tendrá cada vacuna y, por tanto, cuantos niños podrán recibirla. La OMS ha llamado a la solidaridad mundial para conseguirlo.

“Si vamos a ampliar el acceso a esta nueva herramienta, necesitaremos más capacidad de producción. Y eso significa que necesitaremos recursos. Tener una vacuna es un hito importante, pero la clave es permitir el acceso a ella a tantos niños como sea posible. Así que ese será el mayor desafío ahora, y haremos todo lo posible para asegurarnos de que tenemos los recursos necesarios”, ha explicado el Dr. Adhanom.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD