Fumar cannabis altera la visión y aumenta el riesgo de accidente vial

Las funciones visuales pueden verse empeoradas después de fumar cannabis, haciendo que se tenga menos capacidad para conducir y mantener el control del vehículo, aumentando el riesgo de accidente de tráfico.
Escrito por: Natalia Castejón

18/12/2020

Chica fumando cannabis

La agudeza visual, la visión tridimensional, la capacidad de enfoque y la sensibilidad al contraste empora tras el consumo de cannabis, aumentando el riesgo de accidente de tráfico si se pone al frente de un volante. Esta ha sido la conclusión a la que ha llegado un estudio realizado por miembros del departamento de Óptica de la Universidad de Granada (UGR).

La investigación, que se ha publicado en el International Journal of Environmental Research and Public Health, ha contado con la participación de 20 fumadores ocasionales de cannabis, los cuales fueron sometidos a unas pruebas visuales y se evaluó su capacidad de conducción con un simulador tras el consumo de esta sustancia.

La distancia recorrida fuera de los límites del carril aumentaba hasta un 50% cuando se había consumido cannabis

Los resultados mostraron que las funciones visuales empeoraban de forma significativa después de fumar cannabis, por otro lado, la conducción también cambiaba a peor con el consumo de esta droga, pues gracias al simulador pudieron observar que la distancia recorrida fuera de los límites del carril de la carretera aumentaba hasta un 50% en comparación a cuando lo hacían sin consumir.

La droga ilegal más consumida en Europa es el cannabis

Sonia Ortiz Peregrina y el resto de los autores, recalcan que existen correlaciones entre un peor rendimiento durante la conducción y los parámetros visuales, sobre todo en los test que analizaron la visión tridimensional y la capacidad de los participantes de mantener la posición del vehículo dentro del carril. Por tanto, se corrobora que la función visual es muy importante para establecer de forma precisa la distancia entre el coche y los márgenes de los carriles.

Estos datos preocupan a los expertos, pues según explican en el último Informe Europeo sobre Drogas 2020, el cannabis es la droga ilegal más consumida en Europa. Además, la Dirección General de Tráfico (DGT) informa de que esta es la sustancia más detectada en las pruebas hechas a conductores que se han visto implicados en un accidente de tráfico, concretamente se encuentra en el 60% de los que dan positivo.

Los hallazgos, junto con el preocupante número de conductores que cogen el coche tras consumir cannabis, indican la necesidad de que los organismos pertinentes hagan campañas de información y concienciación sobre los riesgos que conlleva esta sustancia.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD