PUBLICIDAD

Noticias Tercera edad

El entrenamiento de resistencia mejora la salud mental de los mayores

Las personas mayores que realizan ejercicio de resistencia de manera habitual tienen una mejor calidad de vida y un mayor bienestar psicológico que aquellos que son sedentarios, según un reciente estudio finlandés.
Entrenamiento de resistencia de personas mayores

05 de Diciembre de 2017

Hacer ejercicio físico en la tercera edad además de reducir el riesgo de padecer muchas enfermedades, como la diabetes tipo 2, problemas circulatorios, o algunos tipos de cáncer, también puede mejorar la calidad de vida y la salud psicológica de los mayores, especialmente si se trata de un entrenamiento de resistencia, según afirma un grupo de investigadores de la Universidad de Jyväskylä de Finlandia, en un estudio publicado en la revista Quality of Life Research.

La práctica de entrenamiento de resistencia ofrece grandes beneficios a los mayores, como mejorar la fuerza y ​​la potencia, aumentar la masa muscular, reducir el riesgo de limitaciones funcionales, como dificultades en las tareas diarias y caídas, y permite a las personas mantenerse físicamente activas. Ahora parecen haber demostrado que también podría aportar mejoras en el plano mental de los senior.

En el trabajo se analizó a 106 personas con edades comprendidas entre los 65 y los 75 años, que fueron divididas en cuatro grupos; los integrantes de tres de ellos realizaron un entrenamiento de resistencia con una frecuencia de dos veces a la semana durante los tres primeros meses, y el otro grupo actuó como control. Tras familiarizarse con la actividad física, la frecuencia del ejercicio en cada uno de los grupos –excepto en el de control– fue de una, dos, y tres veces por semana, los seis meses restantes.

Donde mejores resultados se obtuvieron con el entrenamiento de resistencia fue en la mejora del sentido de coherencia, la capacidad de solucionar problemas en un ámbito estresante

Las evaluaciones que se llevaron a cabo en el estudio se centraron en aspectos como la calidad de vida –con variables físicas, sociales, psicológicas y ambientales, que medían cómo percibían los individuos su posición en la vida respecto a sus expectativas, objetivos y patrones socioculturales de referencia–, el sentido de coherencia, definido como la capacidad de solucionar problemas en un ámbito estresante, y los síntomas de depresión.

El impacto del ejercicio de resistencia en la salud mental

A los tres meses de comenzar a hacer ejercicio de resistencia el bienestar psicológico de los adultos mayores y su calidad de vida ambiental –que incluye la capacidad para realizar tareas de ocio o viajar en transporte público– mejoraron en comparación con el grupo de control. Aunque donde mejores resultados se obtuvieron tras nueve meses de estudio fue en el sentido de coherencia en el grupo que entrenó dos veces en semana.

A pesar de los hallazgos, Tiia Kekäläinen, principal autora de la investigación, y sus compañeros, afirman que no han profundizado en las relaciones causales, que deberán estudiarse en futuros trabajos, en los que también sería interesante comprobar si los cambios positivos asociados a este tipo de entrenamiento permanecen en el tiempo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que las personas mayores de 65 años realicen como mínimo una hora y media de ejercicio físico aeróbico a la semana con una intensidad moderada. Así como también es aconsejable que dos o más días a la semana se hagan entrenamientos de fortalecimiento muscular o de resistencia, para mejorar la condición física y muscular en la tercera edad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD