PUBLICIDAD

Tercera edad
Cómo cuidar a un familiar con demencia
Las personas que cuidan a un familiar con demencia suelen sufrir problemas físicos y psicológicos por la sobrecarga emocional y de trabajo. Ofrecemos consejos que pueden ayudar al cuidador a afrontar mejor esta situación.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Cuando el cuidador necesita unas vacaciones

Cuidador tomándose unas vacaciones

Existe una amplia variedad de programas de respiro familiar para cuidadores.

Como cuidador de un paciente o familiar con algún tipo de demencia, es fundamental que dispongas de tiempo para ti para descansar, disfrutar de tu propia familia y amigos, y desconectar de la dura situación que estás viviendo. Para los momentos de vacaciones o en los que necesites un paréntesis, la primera alternativa debe ser pedir a la familia que cuide de la persona con demencia durante las horas o días en los que vas a descansar. Para no cargar con todo el trabajo a una sola persona sin experiencia de un día para otro, se puede realizar un reparto de tareas e involucrar a diferentes miembros de la familia, e incluso a algún amigo de confianza.

Si económicamente os lo podéis permitir, otra opción es contratar a un profesional que acuda al hogar del dependiente para que le ayude o le acompañe durante unas horas determinadas.

Además, existe una amplia variedad de programas de respiro familiar que ofrecen tanto la administración pública, como instituciones sociales como la Cruz Roja y empresas privadas. Se trata de servicios de atención integral a la persona dependiente por un periodo limitado de tiempo, para facilitar a los cuidadores momentos de tiempo libre y descanso, o recuperarse de una enfermedad.

Otra posibilidad ya mencionada es la atención del paciente en centros de día para fines de semana y estancias cortas, o solicitar un apoyo a domicilio por horas. Para poder solicitarlo a una administración pública, infórmate en el departamento de servicios sociales de tu ayuntamiento de los requisitos que se piden.

En estos momentos que cojas para ti es muy importante dejar a un lado los sentimientos de culpa, ya que ese descanso no solo te vendrá bien a ti sino también a la persona a la que cuidas, porque te servirá para reponer energías y afrontar el cuidado con una actitud más activa y positiva.

Actualizado: 23 de Abril de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD