PUBLICIDAD

Tercera edad
Enoturismo
El enoturismo es una opción en auge para disfrutar del turismo gastronómico y cultural, un plan especialmente atractivo para adultos mayores, ya que combina de forma placentera el vino, el ocio y la salud.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Actividades de enoturismo aptas para mayores

Adulto mayor haciendo una cata de vino en una bodega

Las catas en las que prueban y conocen diferentes tipos de vinos son una estupenda opcion de enoturismo para adultos mayores.

El auge del turismo enólogo ha provocado que hayan surgido muchas y muy variadas actividades entorno a la producción del vino, desde visitas a los viñedos en bicicleta a talleres diversos donde conocer todos los aspectos relacionados con la cultura de este producto tan mediterráneo.

Aunque depende de los gustos, intereses e incluso de la capacidad física de cada uno, en términos generales, las personas mayores pueden disfrutar de estas actividades relacionadas con el enoturismo:

  • Visita a bodegas: es la alternativa más común y en la que también se engloban otras actividades. Suele comenzar con la visita a los campos donde están plantados los viñedos, con una explicación de su cuidado y recolección de la uva. A continuación, se suele detallar el proceso que se sigue desde que se recolecta la uva hasta que se embotella, para después explicar la conservación del vino. Si en la bodega se produce vino de diferentes uvas, se suelen exponer las diferencias entre una y otra. Se termina, como no, con una cata del vino.
  • Cata de vino: se pueden realizar catas de vino tanto en bodegas como en otros establecimientos ya sean clubs, hoteles o restaurantes. En las catas se explica las características que distinguen a un vino de otro, como el olor, el sabor, el color, etcétera, y se hacen comparativas entre varios tipos. Además, muchas de ellas suelen ir acompañadas de aperitivos o la degustación de quesos u otros manjares maridados para la ocasión.
  • Cursos de cata de vino: para quienes quieren aprender a reconocer y distinguir los diferentes tipos de vinos, desde nivel inicial a avanzado. Pueden ser intensivos de un día o más largos. También son una opción perfecta para regalar a nuestros mayores en días especiales.
  • Escapadas con itinerarios culturales: son excursiones, normalmente de fin de semana, en las que se conoce una zona vinícola. Lo común es visitar varias bodegas, realizar una comida en el entorno con platos propios de la tierra y combinarlo con excursiones culturales a pueblos o ciudades de la región.
  • Sesiones de vinoterapia: las propiedades antioxidantes de la uva han llevado a esta fruta al mundo de la cosmética, por lo que ya podemos encontrar bodegas y hoteles que completan su plan enólogo con una sesión de relajación y belleza de vinoterapia. Entre los rituales se encuentran la exfoliación de cara y cuerpo, masajes con vino y aceite de semilla de uva e hidromasajes.

Actualizado: 10 de Noviembre de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD