PUBLICIDAD

Camino de Santiago para mayores
La edad no es un impedimento para realizar el Camino de Santiago, pero debes conocer cómo prepararte previamente y tener en cuenta una serie de consejos para completar el peregrinaje hasta Compostela sin correr riesgos.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Consejos para mayores para realizar el Camino de Santiago

Persona mayor realizando el Camino de Santiago

Es recomendable planificar la ruta, dividiéndola en tramos.

Aunque el Camino de Santiago se puede hacer en bicicleta e incluso a caballo, para una persona mayor es más recomendable hacerlo andando, especialmente para evitar accidentes más graves que una caída por un tropiezo, y también porque se disfruta más del paisaje y de las conversaciones con otros peregrinos.

Por otro lado, antes de comenzar, es importante planificar la ruta que se va a realizar, dividiéndola en tramos. Para ello tienes que decidir si solo quieres andar una parte de la ruta, o toda y así conseguir la “Compostela” que acredita que has peregrinado al menos 100 km.

Teniendo esto claro, hay otros cuatro aspectos clave que tienes que tener en cuenta si eres un adulto mayor que quieres realizar el Camino de Santiago. Los siguientes consejos te ayudarán a completar con éxito tu peregrinación hasta la Catedral:

  • Distancia de cada tramo

    Distancia de cada tramo

    Este punto es de los más importantes para poder realizar el Camino de Santiago de forma segura y disfrutando, ya que excederse de kilómetros en los primeros tramos puede hacer que nos retiremos antes de tiempo. Una longitud óptima puede ser entorno a 20 km diarios. Sin embargo, esto también va a depender de cómo te vayas sintiendo, tienes que escuchar a tu cuerpo y observar tus sensaciones; además de tener en cuenta las condiciones meteorológicas. El Camino de Santiago no es una carrera de fondo, así que no te exijas más de lo que te diga tu cuerpo.

  • Tipo de alojamiento

    Tipo de alojamiento

    Tendrás que decidir si prefieres dormir en hostales y hoteles, o en albergues de peregrinos. Es evidente que la primera opción es la más cómoda, sobre todo para alguien de edad más avanzada, pero también la menos económica, además te aleja un poco del ambiente del Camino; pero es la más aconsejable para descansar mejor.

    Si es tu opción, puedes reservar habitación con opción a cancelación (por si durante la marcha cambias tu planificación y paras en otro pueblo), o no reservar pero llevar preparado un listado de hoteles de cada pueblo para no perder el tiempo buscando. Por supuesto, siempre puedes buscar y reservar cuando lo decidas a través de tu móvil, aunque ten en cuenta que en algunos tramos no tendrás cobertura y mucho menos acceso a Internet.

  • Reponer fuerzas

    Reponer fuerzas

    El descanso durante el Camino hacia Santiago es fundamental, así que no te olvides de hacer paradas cada cierto tiempo, puedes marcarte como momento de relax cada dos horas. También es importante que te alimentes bien, con un desayuno que te dé energía, pero no resulte demasiado pesado, por lo que evita bollería industrial y opta, por ejemplo, por unas tostadas con aceite y tomate y alguna pieza de fruta. Durante el recorrido puedes comer frutos secos, fruta o unos dátiles como tentempiés; una tortilla, pechuga de pollo o pulpo con ensalada para comer; y una vez finalizada la etapa hacer una comida más contundente para recuperar fuerzas y descansar mejor.

    No olvides hidratarte bien antes, durante y después de cada etapa, para ello porta una cantimplora y ves rellenándola en las fuentes del Camino, pero sólo en las que se indique que el agua es potable, si no estás seguro, no te arriesgues. Es buena idea tomar alguna bebida isotónica o suero oral para reponer las sales.

  • Optar por ayudas

    Optar por ayudas

    Si consideras que puedes tener problemas para completar el Camino de Santiago, o presentas algún problema de salud, puedes considerar solicitar alguna de las ayudas que te harán la peregrinación más fácil. Una de ellas son los coches de apoyo, pudiendo solicitar desde un servicio de taxi hasta el alquiler de un coche para recorrer un tramo concreto. Si vas en un grupo de seniors, podéis pedir la asistencia de un minibús con conductor para que os pueda recoger en algún punto del recorrido y llevaros al lugar donde os vais a alojar.

    Otra opción es solicitar solo el porteo de equipajes para que te lleven la mochila o maleta desde el punto de salida hasta el final de cada etapa, así no tienes que andar con peso extra. Por último, puedes plantearte realizar el camino desde un principio con un autocar, en estos casos se planifica pequeños recorridos andando y el resto en el vehículo.

Actualizado: 5 de Junio de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD