PUBLICIDAD

Los poderes del chontaduro

El chontaduro es un fruto tropical, popular en varios países de Latinoamérica, cuyo consumo habitual es beneficioso para la salud al ser un alimento nutritivo, equilibrado y completo. Descubre sus propiedades.
Chontaduro

El chontaduro se consume generalmente tras cocerlo en agua, añadiéndole sal, miel, leche condensada, limón o vinagre, pero también se puede comer crudo.

Considerado como uno de los alimentos tropicales más nutritivos y equilibrados, el chontaduro, o Bactris gasipaes, es una fruta procedente de una palmera que puede llegar a alcanzar los 20 metros de altura, y se encuentra en países de Latinoamérica que disfrutan de un clima tropical, con temperaturas que oscilan entre los 24 y los 30 ºC. Es muy popular en países como Colombia, Ecuador, donde se le conoce como pejibaye, al igual que en Costa Rica, Panamá (pifá), Perú (pijuayo), Venezuela (piriguao o acana), y Brasil (pupunha).

El chontaduro es rico en aminoácidos esenciales, proteínas, ácidos grasos poliinsaturados omega 3 y omega 6, fibra, vitaminas A, C y D, carbohidratos, y minerales como hierro, magnesio, fósforo y calcio

Al chontaduro –un fruto carnoso con forma de globo y colores que varían entre rojo, naranja y amarillo–, se le ha definido como el ‘huevo vegetal’ para destacar sus importantes propiedades nutricionales, gracias a su composición en aminoácidos esenciales, por ser rico en proteínas y en grasas saludables como los ácidos grasos poliinsaturados omega 3 y omega 6, y porque también aporta al organismo fibra, vitaminas A, C y D, carbohidratos, y minerales como hierro, magnesio, fósforo y calcio. Incluso se le atribuyen efectos afrodisíacos, aunque esto no se haya demostrado científicamente.

Este fruto tropical se consume generalmente tras cocerlo en agua, añadiéndole sal, miel, leche condensada, limón o vinagre, pero también se puede comer crudo, mezclado con otras frutas en una macedonia, o añadirlo rallado para aderezar sopas, cremas o salsas. Otra opción muy extendida es procesarlo para convertirlo en una harina con la que se elaboran productos de panadería y pastelería, fideos o compotas, e incluso se emplea para rellenar carnes. En algunos sitios también usan el tallo tierno de la planta –palmito– como un ingrediente más de las ensaladas.

Beneficios del chontaduro para la salud

El chontaduro es un alimento muy completo y nutricionalmente equillibrado, que proporciona numerosos beneficios para la salud si se consume de forma habitual. Está especialmente indicado para pacientes con anemia o anorexia, o aquellas personas que sufran trastornos digestivos, falta de apetito o de vitalidad, y problemas de memoria. Además, su pulpa se usa para estimular las glándulas endocrinas (gónadas, ovarios y próstata).

Entre las principales ventajas que conlleva incluir el chontaduro en la dieta diaria destacan:

  • Ayuda a reducir los niveles de colesterol LDL (el malo) por su contenido en ácidos grasos poliinsaturados.
  • Reduce el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares (gracias también a sus grasas saludables).
  • Su bajo índice glucémico lo convierte en un alimento muy adecuado para personas diabéticas.
  • Aporta los aminoácidos necesarios para un buen funcionamiento del organismo.
  • Mejora la visión porque es una fuente natural de carotenoides, como beta-caroteno –precursor de la vitamina A– y licopeno.
  • Contribuye al cuidado de la piel, gracias a la función antioxidante de los carotenoides.
  • Favorece la salud del intestino por su contenido en fibra dietética, que también ayuda a mantener el peso corporal, y a prevenir enfermedades como el cáncer de colon y la diabetes.

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. Jesús Sanz, experto en espondilitis anquilosante

El reumatólogo Jesús Sanz nos habla de la espondilitis anquilosante, un problema que se origina en la columna.

Dr. Jesús Sanz

Dr. Jesús Sanz, reumatólogo del Hospital Puerta de Hierro, experto en espondilitis anquilosante
“En la práctica clínica somos capaces de tener en remisión a casi el 50% de los pacientes con espondilitis anquilosante; no están curados, pero están perfectamente controlados, y pueden desarrollar una actividad normal en su vida diaria”

Salud en cifras

80%
de las personas que padecen EPOC no han sido diagnosticadas
'Fuente: 'Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI)''

PUBLICIDAD