PUBLICIDAD

Embarazo
Tipos de parto
Ha llegado el día esperado: tu bebé está listo para asomarse al mundo exterior. Pero antes queda una última etapa, el parto, y no todos se presentan de la misma forma. Conoce las distintas maneras de traer un niño al mundo.
Escrito por Redacción de Webconsultas,

El parto natural

Un parto natural es aquel en el que, salvo complicaciones, no se utiliza ningún tipo de fármaco y se permite a la mujer decidir en qué posición quiere dar a luz.

Numerosos estudios avalan que la postura vertical de la madre favorece el parto, mientras que la horizontal la entorpece. En posición vertical se acorta y amplía el canal del parto, y la fuerza de la gravedad facilita el descenso del bebé. En cualquier caso, si la mujer puede decidir la postura en que quiere dar a luz, elegirá aquella que le dicte el instinto y le resulte más cómoda.

En España no está muy extendida esta práctica y hay pocas clínicas donde se realicen partos naturales. Pero si te interesa, el Colegio Oficial de Enfermería y Matronas proporciona información sobre el parto natural y los centros donde se practica.

Una modalidad de parto natural es el que tiene lugar en el agua:

Parto en el agua

El médico francés Michel Odent fue el pionero en este tipo de parto. En 1970, comenzó a introducir a las parturientas en una bañera con agua caliente y descubrió que resultaba beneficioso, porque disminuía el dolor y favorecía la dilatación cervical. A principios de los 80, esta práctica empezó a ponerse de moda en Estados Unidos como opción alternativa para dar a luz.

La principal ventaja que ofrece es que el agua favorece la dilatación y la madre puede adoptar posturas más naturales que la ayudan a relajarse y reducir la percepción del dolor. La temperatura del agua (37º) también beneficia al bebé porque es muy similar a la del líquido amniótico, por lo que no necesita adaptarse al cambio brusco que supone la temperatura del quirófano.

Estos son algunos de los beneficios del parto en el agua:

  • Parto natural sin medicamentos.
  • Disminuye el uso de procedimientos invasivos.
  • El parto se produce en un ambiente íntimo y tranquilo, con mínimas interferencias del personal sanitario.
  • El padre participa activamente en el trabajo de parto.
  • El agua caliente relaja la musculatura de la madre y facilita la producción de endorfinas (neurotransmisores producidos por la glándula pituitaria que contribuyen a reducir la percepción del dolor).
  • El niño sufre menos estrés porque sale a un medio muy parecido, con una temperatura similar a la que tenía en el útero materno.

Etiquetas: 

Actualizado: 21 de Junio de 2016

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
 

Embarazo semana a semana

Guía de salud de la embarazada

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Sofía Fournier

La ginecóloga y bloguera Sofía Fournier aprovecha su experiencia profesional y personal para resolver las dudas de las futuras mamás sobre el embarazo, el parto, y cómo conciliar la maternidad y el trabajo.

Sofía Fournier

Ginecóloga, bloguera y autora de 'Voy a ser mamá. ¿Y ahora qué?'
“Habría que empezar por alargar la baja maternal, y luego permitir unos años la autogestión del horario laboral, para lograr la satisfacción tanto de los empleados como de la empresa, porque un trabajador feliz rinde mucho más que uno agobiado o estresado”

Salud en cifras

23%
de las mujeres mexicanas se casa o vive en unión conyugal antes de los 18 años
'Fuente: 'Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF)’’'

PUBLICIDAD