PUBLICIDAD

Tercera edad
Ancianos de alto riesgo
Existen personas mayores que, basándonos en diferentes criterios, son considerados frágiles o de alto riesgo. Resulta importante detectar quienes son estos ancianos para ayudarles en los cuidados que necesitan.
Escrito por Marina García, Periodista, experta en salud y tercera edad

Quiénes son los mayores de alto riesgo

Debido al aumento de la esperanza de vida, actualmente hay muchas personas que superan los 85 años. Entre ellos podemos encontrar desde mayores que gozan de muy buena salud, pasando por quienes padecen una enfermedad crónica, hasta los conocidos como ancianos de alto riesgo o frágiles. Estos últimos, por su situación y características especiales, necesitan unos cuidados concretos.

Quiénes son los mayores de alto riesgo

El concepto de anciano de alto riesgo o frágil no es fácil de concretar, ya que en ocasiones se confunde con el de mayor dependiente. Sin embargo, cuando hablamos de fragilidad no sólo nos referimos a temas de salud o funcionales como ocurre con las personas dependientes, sino que entran en juego otros factores como los sociales y familiares, por lo que frágil se entiende como un concepto multifactorial. Se pueden dar casos de ancianos considerados frágiles y dependientes, pero también frágiles no dependientes, y viceversa. A su vez, el grado de fragilidad puede variar de una persona a otra, o debido a los cambios que los factores clasificatorios experimentan en el tiempo, como consecuencia de la situación económica o familiar, entre otros.

Teniendo en cuenta esta apreciación, en términos generales se indican una serie de criterios que engloban los factores que definen a una persona mayor como frágil o de alto riesgo:

  • Estado de salud
    • Padecer una enfermedad crónica o presentar problemas invalidantes, físicos o psíquicos.
    • Superar los 85 años de edad.
    • Percepción de un mal estado de salud por parte de la propia persona.
    • Persona polimedicada o que tome medicamentos sedantes.
    • Tener caídas con frecuencia, o haber sufrido una de gravedad recientemente.
    • Haber sido ingresado recientemente, o que lo sea con cierta frecuencia.
    • Haber padecido un accidente cerebrovascular.
    • Presentar desnutrición.
  • Capacidad funcional
    • Necesitar a otra persona para hacer tareas básicas del día a día.
    • Tener problema para moverse y manejarse con destreza.
    • No poder desplazarse solo de un lugar a otro.
  • Capacidad mental
  • Situación social y familiar
    • Soledad.
    • Haber perdido a su pareja recientemente o de forma dramática.
    • Cambio de hogar con frecuencia, lo que se conoce como abuelos golondrina.
    • Tener problemas económicos.
    • No disponer de una persona que le cuide o, en el caso de tenerla, no estar a gusto con la situación.

Actualizado: 16 de Febrero de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Marina García

Periodista, experta en salud y tercera edad
Marina García

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

7
años más puedes vivir si no tienes sobrepeso y sigues hábitos saludables
'Fuente: 'Instituto Max Planck (Alemania) y Universidad de Michigan (Estados Unidos)’'