PUBLICIDAD

Bebés y niños
Fracaso escolar
El 30% de los alumnos no finalizan la enseñanza obligatoria en España. ¿Cuáles son las causas de esta alta tasa de fracaso escolar? ¿Se pueden prevenir? Sí, si se detecta y se interviene a tiempo.
Escrito por Alhelí Quintanilla, Periodista especializada en infancia y embarazo

Causas del fracaso escolar

¿Las causas del fracaso escolar? Son múltiples y complejas: falta de implicación de los padres, sistemas educativos ineficaces, recursos más bien escasos, profesores desbordados, niños desmotivados… la lista es muy larga y las soluciones son difíciles de consensuar.

Primaria, fundamental

Aunque todos los expertos concuerdan en un punto: el problema eclosiona en Secundaria, pero se origina en los primeros años del cole, en Primaria. Son niños con problemas de aprendizaje, que no avanzan al ritmo de los demás y presentan dificultades sobre todo con la comprensión lectora y los cálculos matemáticos. Si no se les presta atención y apoyo, tanto dentro como fuera del centro, cada vez van peor y llega un momento (generalmente, en 6º de Primaria o ya en la ESO) que ya no logran seguir y tiran la toalla.

Prevención, más profesores, más refuerzos y más apoyo familiar son los remedios más señalados. Objetivo: que el fracaso y abandono escolar se reduzca en diez puntos en el año 2013 y se reduzca al 15% en 2020, meta fijada por el anterior ministro de Educación, Ángel Gabilondo, cuyo ministerio destinó ocho millones de euros a ese objetivo.

¿Por qué no rinde en el cole?

Lo importante es hallar el origen del fracaso escolar. Un niño que no rinde lo que debería en el colegio puede estar sufriendo alguno de estos problemas:

  • Intelectual: se da tanto en niños con algún tipo de deficiencia mental como en niños superdotados. También puede producirse por una falta de base sólida en los cursos anteriores.
  • Desmotivación: aunque el estudiante tenga una inteligencia normal o por encima de la media, pueden reproducirse serios problemas de aprovechamiento escolar si no se siente motivado a aprender.
  • Orgánico: en ocasiones, el buen rendimiento escolar se ve afectado por un problema visual o auditivo (miopía, hipermetropía, hipoacusia…), problemas de orientación espacio-temporal, la dislexia, etcétera. También está comprobado que los niños que duermen poco o mal, y los que no se alimentan correctamente, en especial en el desayuno, rinden menos de lo que sería deseable.
  • Problemas emocionales: suelen darse tanto en niños con carencias afectivas como en niños sobreprotegidos, hiperactivos, inseguros o con exceso de fantasía o algún sentimiento de inferioridad, que hayan sufrido la pérdida de uno o ambos progenitores, con padres muy severos, con un mal ambiente familiar, etcétera, lo que desemboca en importantes dificultades de integración en el colegio.
  • Técnicas y hábitos de estudio: muchos escolares no saben cómo estudiar ni tienen quién les enseñe. Convertir el estudio en un hábito es otra de las herramientas para alcanzar el éxito académico. Los pedagogos norteamericanos han establecido una pauta muy práctica a la que llaman la “regla de los 10 minutos: la duración del tiempo de estudio debe durar 10 minutos por cada curso escolar en que esté el alumno”. Empiezas con diez a los seis y terminas con una hora y 40 minutos.
  • Programación inadecuada: a veces se exige al niño tareas muy difíciles para su nivel de maduración intelectual. Se pretende que todos los niños del curso rindan por igual. A veces también hay discrepancias manifiestas entre los educadores, o entre los educadores y los padres, que pueden llegar a confundir al niño.
  • Los profesores: clases numerosas, falta de respaldo por parte de sus superiores o de especialistas, hacen que en ocasiones el profesor transmita al alumno sentimientos de inseguridad e infravaloración.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Salud en cifras

15.000
niños menores de cinco años murieron cada día en 2016
'Fuente: 'Informe 'Niveles y Tendencias en la Mortalidad Infantil 2017', publicado con UNICEF, el Banco Mundial y la División de Población de UNDESA''

PUBLICIDAD