PUBLICIDAD

Bebés y niños
Educación financiera para niños
Es bueno hablar de dinero con los niños desde pequeños y enseñarles a gestionarlo y a ahorrar, para que así puedan valorarlo. Te damos pautas y recursos lúdicos para que proporciones a tus hijos una buena educación financiera.
Escrito por Amparo Luque, Periodista experta en embarazo e infancia

Cuándo y cómo empezar la educación financiera de los niños

Como sucede siempre cuando hablamos de buenos hábitos: cuanto antes, mejor. Y aunque a priori el 'mundo financiero' parece complicado y propio de adultos, es recomendable empezar a involucrar a los niños en él desde edades tempranas. Según la experta en finanzas y directora del proyecto educativo Aprender Cuenta, Juana León Álamo: “normalmente con 5 o 6 años ya son capaces de comprender conceptos financieros básicos”.

En general, lo fundamental es que en nuestro día a día tratemos con ellos el tema del dinero de una manera natural, sin convertirlo en algo tabú, ya que es un error pensar que es un ámbito que no les concierne aún. Que nos vean hacer una planificación financiera familiar, hablar de ahorro, de beneficios y momentos de bonanza económicos, pero también de deudas. Y aprovechar cualquier ocasión para explicarles la importancia y el valor del dinero: comparando precios en el supermercado, revisando los extractos del banco, planificando una escapada familiar según nuestro presupuesto, etcétera. Además, los 5 o 6 años también son buena edad para “iniciarse en el ahorro porque suelen estar preparados para administrarse, y ya se les puede asignar una paga, aunque se empezará por algo simbólico”, añade la experta.

Eso sí, para comenzar bien con la educación financiera, lo que hay que inculcarles a los pequeños es que el dinero no es ilimitado y que no viene sin más, sino que es fruto del esfuerzo y del trabajo. Así, lo mejor es que “su paga vaya asociada a alguna tarea, a pequeñas responsabilidades como labores del hogar adecuadas a ellos, por ejemplo, por las que reciban una recompensa a cambio”, aconseja la financiera Juana León. Aunque hay que tener claro que este tipo de tareas serán 'extra', no las que habitualmente constituyen obligaciones para ellos como recoger su ropa o sus juguetes, o hacer los deberes. Algunos ejemplos serían: bajar la basura, ayudar a guardar la compra del supermercado, ayudar a recoger la ropa del tendedero, o ayudar a limpiar el coche familiar.

En lo que nunca debemos caer es en usar el dinero como mecanismo de chantaje para conseguir que nos obedezcan.

Y, por supuesto, en este proceso de aprendizaje tampoco debemos ceder a sus peticiones, a esa moneda que nos reclaman constantemente para sus caprichos. Hay que hacerles ver que para eso tienen su paga, y que no les vamos a dar más dinero. Aunque también habrá ocasiones en las que les regalen dinero por algún acontecimiento especial como su cumpleaños. En estos casos sería recomendable hablar con las personas que les regalan ese dinero para pactar las cantidades, y dejarle claro al niño que esto es algo extraordinario.

A partir de aquí, comenzarán a ser más responsables y a gestionar bien sus primeras finanzas. Si van cogiendo las riendas de su economía desde pequeños, les estaremos enseñando un hábito muy positivo para el futuro. 

Actualizado: 25 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Amparo Luque

Periodista experta en embarazo e infancia
Amparo Luque

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD