PUBLICIDAD

Bebés y niños
Homeschooling, la escuela en casa
El 'homeschooling' o educación de los niños en el hogar se convierte en un estilo de vida para las familias que escogen este método de enseñanza. Te explicamos en qué consiste, y sus ventajas e inconvenientes.
Escrito por Celia Rodríguez Ruiz, Psicóloga clínica sanitaria, especialista en pedagogía y psicología infantojuvenil

Cómo llevar a la práctica el homeschooling

Cómo llevar a la práctica el homeschooling

La escolarización en casa implica dedicarse a la formación, enseñanza y educación integral del menor.

La práctica del homeschooling supone un intenso aprendizaje también para las familias, que no solo tienen que ponerse al día con los contenidos del currículo oficial, sino que además tienen que enfrentarse a la tarea de enseñar. El homeschooling contribuye de este modo al desarrollo personal de los padres y madres. La modalidad de escolarización en casa implica dedicarse a la formación, enseñanza y educación integral y global del menor; lo académico es una pieza más que se integra para completar un proceso de educación, de enseñanza-aprendizaje, cuyo fin es el desarrollo armónico de la personalidad madura del niño.

No siempre es sencillo aplicar esta modalidad educativa, y por ello debemos estar seguros de nuestra decisión, y estar dispuestos a dedicar el tiempo, espacio y atención oportunos. Si ya te has decidido por este método de enseñanza para tus hijos, te ofrecemos algunos consejos para que te resulte más sencillo ponerlo en práctica.

Consejos para llevar a cabo el homeschooling correctamente

La escolarización en casa tiene múltiples ventajas pero también puede presentar algunos inconvenientes, como hemos explicado en el apartado anterior. Sin embargo, siguiendo unas sencillas pautas y prestando atención a algunos detalles puedes convertir esta modalidad educativa en una experiencia muy gratificante.

  • Si el niño ha sido escolarizado con anterioridad, cambia poco a poco el currículo y permite que vaya adaptándose a este nuevo método paso a paso.
  • Escoge la fórmula que consideres más adecuada y que se adapte mejor a las necesidades de tu hijo. Puedes optar por diferentes modalidades de homeschooling.
  • Observa y conoce a tu hijo; saber qué es lo que le gusta y le interesa te ayudará a dar respuesta a sus interrogantes y podrás partir de ahí para impartir conocimientos.
  • Prepara una programación trimestral de los contenidos y actividades; para que te resulte más fácil puedes basarte en las programaciones oficiales. Usa estos programas de guía, pero siguiendo en todo momento el ritmo de aprendizaje del pequeño.
  • Deja que sea el alumno el responsable de su propio proceso de aprendizaje. Haz que se cuestione, que explore, experimente e investigue, que sea el protagonista activo de su aprendizaje.
  • Ocúpate de proporcionarle diferentes experiencias de aprendizaje y distintos puntos de vista. Propicia la participación de más personas en el proceso educativo.
  • Fomenta la interacción de tu hijo con otros niños y niñas. Al tratarse de una interacción fuera del aula puede ser más espontánea y libre de intereses.
  • No te límites a la hora de emplear diferentes métodos y materiales.
  • Aunque dispongas de libertad de horarios, recuerda que cada día hay que dedicar un tiempo a la educación del niño.
  • Aprovecha diferentes situaciones y momentos para introducir conceptos nuevos y despertar su interés y motivación

 

Actualizado: 25 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Escrito por:

Celia Rodríguez Ruiz

Psicóloga clínica sanitaria, especialista en pedagogía y psicología infantojuvenil
Celia Rodríguez Ruiz

PUBLICIDAD

Salud en cifras

x10
se ha multiplicado en 40 años el número de niños y adolescentes obesos en el mundo
'Fuente: 'Imperial College London y la Organización Mundial de la Salud (OMS)''

PUBLICIDAD