Dieta vegetariana en niños
La dieta vegetariana es adecuada desde la infancia si se planifica bien. Te explicamos los pros y contras de esta alimentación en niños y adolescentes y recomendaciones para que sea saludable y evitar déficits nutricionales.

Alimentación vegetariana en niños: pros y contras

Actualizado: 25 de junio de 2020

Tanto la Academia Americana de Nutrición y Dietética, como otras sociedades científicas, consideran que las dietas vegetarianas y veganas bien planificadas son perfectamente aptas para los niños y adolescentes. En Vegetarianos concienciados, Lucía Martínez deja claro que vegetariano y vegano no son sinónimos de saludable per se. Para que una dieta sea considerada como saludable, la dietista-nutricionista desarrolla 9 puntos clave que se resumen en “come fruta y verdura en abundancia, elige fuentes proteicas y grasas de calidad, tómate la vitamina B12 y bebe agua”; y que es aplicable a todas las etapas vitales, como señala Miriam Martínez, pediatra y autora de Mi familia vegana.

Si bien una correcta alimentación vegetariana puede proporcionar beneficios para la salud en la prevención y en el tratamiento de ciertas enfermedades –para los adultos pero también para los niños y adolescentes–, también supone un beneficio a nivel medioambiental. En el mencionado libro de Lucía Martínez, la experta recoge algunos datos sobre la huella de carbono del grupo de población vegetariana y vegana: “la presencia de productos de origen animal en la dieta es el factor determinante de su impacto medioambiental, y aunque las veganas son las dietas menos impactantes, incluso al comparar una dieta ovolactovegetariana de 3.200 kcal con una tradicional de 1.600 kcal, la ovolactovegetariana sigue teniendo un impacto menor, aun aportando el doble de energía”.

Claves de la alimentación vegetariana en la infancia: pros y contras

En esa misma línea, la revista Public Health Nutrition publicaba en 2014 un estudio que concluía que la sustitución de la carne roja por frijoles en los patrones de comida reduciría significativamente la huella ambiental en todo el mundo, a la par que reduciría la prevalencia de enfermedades crónicas no transmisibles. Entre los resultados más significativos el equipo investigador encontró que para producir 1 kilo de proteína a partir de frijoles, se necesitaron aproximadamente dieciocho veces menos tierra, diez veces menos agua, nueve veces menos combustible, doce veces menos fertilizante y diez veces menos pesticida en comparación con la producción de 1 kg de proteína a partir de carne de res. En comparación con la producción de 1 kg de proteína a partir de pollo y huevos, la carne de res generó de cinco a seis veces más desechos (estiércol) para producir 1 kg de proteína.

Consecuencias negativas de la dieta vegetariana en la infancia

Si atendemos a los contras de la alimentación vegetariana en niños ocurre que, como en cualquier otro tipo de dieta, mal planificada puede tener consecuencias negativas sobre la salud y el crecimiento de niños y adolescentes. Para el dietista-nutricionista Julio Basulto, autor de Más vegetales, menos animales, el principal riesgo de la dieta vegetariana es la deficiencia de vitamina B12, especialmente grave cuando se da en niños.

Alimentación vegetariana en la infancia

“Hoy sabemos que las dietas vegetarianas no suelen cubrir las ingestas recomendadas de esta vitamina, salvo si se consumen cantidades considerables de huevos y lácteos, si se toman alimentos enriquecidos con B12 o si se toman suplementos dietéticos que contengan la vitamina”, señalaba en un artículo en su blog. Por tanto, bastaría con suplementar la dieta con vitamina B12.

Creado: 25 de junio de 2020

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD