PUBLICIDAD

Material de escalada para principiantes
Si te gusta la naturaleza y el deporte y quieres compaginarlos practicando una actividad exigente y gratificante como es la escalada debes conocer qué materiales básicos vas a necesitar para iniciarte y empezar a disfrutar.
Escrito por L. García, Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio

Materiales de seguridad para escalar: casco, arnés, mosquetón…

Materiales de escalada

En primer lugar, a la hora de iniciarnos en la escalada, más allá de conocer bien el terreno en el que pensamos realizarla y acompañarnos de un buen monitor o conocidos con experiencia en esta actividad, es fundamental conocer qué materiales vamos a precisar para escalar con seguridad, algo que ineludiblemente pasa por hacerse con un buen casco y contar con arnés, asegurador, mosquetones, cinta, así como una adecuadas cuerdas de escalada –que detallaremos más adelante–. Toma nota de sus características básicas y cómo elegir los elementos para escalar más adecuados para ti en cada caso:

Casco de escalada

Casco de escalada

El escalador David Álvarez afirma que “el casco es lo más importante para cualquier escalador porque protege de cualquier desprendimiento de rocas en un punto superior, golpes en alguna caída y otros producidos por golpes de viento que pueden hacernos chocar contra la pared”. Los riesgos de una lesión importante en la montaña por falta de protección pueden llegar a ocasionar traumatismo craneales severos o incluso la muerte del escalador.

Los cascos tienen espuma bajo el armazón para que resulte cómodo al entrar en contacto con la cabeza. Además, están dotados de un sistema de anclaje de hebillas o de rueda (los más modernos) que exige que se ponga lo suficientemente justo para no moverse y poder suponer un riesgo para la salud.

En el mercado existen dos tipos de cascos:

  1. Cascos fabricados con polietileno expandido: estos, según Álvarez, “son más ligeros y seguros, a pesar de que se deforman más fácilmente cuando reciben un golpe, aunque absorben mejor la energía de dicho golpe”. La principal pega que tienen es que tienen menor vida útil, a lo que hay que sumar que su precio es elevado, pudiendo sobrepasar fácilmente los 100 euros. Es el casco ideal para quienes tienen un buen nivel de escalada y cuidan bien el material.
  2. Cascos fabricados de policarbonato: estos son bastante más pesados que los de polietileno expandido. Como explica David Álvarez, “son más robustos y económicos (alrededor de la mitad de precio), pero no absorben bien la energía del impacto”. Sin embargo, son perfectos para quienes busquen un producto duradero y económico.

Arnés

Partes del arnés de escalada

Otro material de seguridad para escalar muy significativo es el arnés. De acuerdo con David Álvarez, éste es el “elemento que conecta la cuerda con el cuerpo y reparte la energía en caso de caída”. A la hora de elegirlo afirma que hay que fijarse en varios aspectos, como que “resulte cómodo y se ajuste bien al cuerpo, que sea nuestra talla y jamás más grande y pensar bien en la manera de cierre, ya que existen de hebilla clásica y doble automática que es más sencilla de utilizar”. También hay que seleccionarlo según el tipo de escalada que se vaya a hacer: deportiva, tradicional, alpinismo, barranquismo, de hielo o mixta. Los precios son muy variados, pero se pueden encontrar los modelos más básicos a partir de 30 euros.

Los arneses constan de varias partes:

  • Anillo ventral: está sometido a una presión muy alta. De hecho, según Álvarez, “es el punto más crítico y cualquier fallo puede desencadenar en un accidente. Por eso algunas marcas ponen dos por si se rompe uno”.
  • Perneras: tienen que estar acolchadas y ser ajustables.
  • Hebilla de anclaje: son piezas de metal para ajustar el arnés al cuerpo. No queda centrada, por lo que al probarse un arnés no debe preocupar que está a uno de los dos lados.
  • Cinturón lumbar: ha de ser cómodo y ligero.
  • Portamateriales: del que se cuelgan los materiales que se van a necesitar en el momento de la escalada y que van en el arnés para que sea fácil cogerlos y al estar enganchados no existe el riesgo de que se caigan de un bolsillo.
  • Anillo trasero: diseñado para conectar otra cuerda o línea de transporte.
  • Puntos de anclaje: son los que unen el arnés al anillo ventral. Son dos puntos y se debe repartir el uso equilibradamente para evitar mayores desgastes.

Cintas exprés

Un elemento que también es parte de la cadena de seguridad son las cintas exprés que conectan la cuerda con los anclajes. Tienen dos partes que son la propia cinta y los mosquetones. Según David Álvarez, “siempre son cosidas, y es mejor que sean de media o larga longitud, aunque las cortas son puntualmente útiles para momentos puntuales en los que al estar colgado si se es muy larga se podría llegar a tocar el suelo”.

Cintas exprés

Mosquetón

Relacionado con este material está el mosquetón, que es un cierre de seguridad en el que hay que comprobar que quede bien cerrado para minimizar el riesgo de accidente. David Álvarez añade como consejos “lubricar bien los cierres para que funcionen adecuadamente siempre y comprobar el desgaste provocado por el rozamientos con las cuerdas”.

En el caso del mosquetón de conexión, que es el que une el anillo ventral al aparado asegurador, hay que prestar atención a que no quede en posición horizontal sobre el anillo ventral porque bajaría su resistencia.

Mosquetón

Aparato asegurador

El otro material de seguridad clave para los escaladores es el aparato asegurador que conecta la cuerda con el arnés. Su función es detener la caída y controlar el paso de cuerda según el escalador lo va permitiendo. Se diferencian en dos tipos:

  • Manuales

    Manuales

    Son ligeros y polivalentes. Requieren la intervención directa del escalador que tiene que asegurar el bloqueo o usarlos para rapelar. Su principal problema es que requieren de una persona para funcionar y si ésta sufre un problema como ser golpeado por una roca desprendida y ha perdido la consciencia o se ha lesionado, quizá no pueda utilizarlo y sufra un accidente grave. Su precio ronda los 10 euros.

  • Automáticos

    Automáticos

    Son más pesados –aunque también mucho más seguros– puesto que pueden usarse manualmente en algunos modelos en los que la leva se deja a la vista, pero también en caso de necesidad actúan de manera unilateral bloqueándose y reduciendo el riesgo de accidente en la montaña. Se deben respetar las indicaciones del fabricante en lo referente a los diámetros de las cuerdas, sobre todo con las nuevas. Se encuentran en el mercado a partir de 40 euros.

Actualizado: 7 de Diciembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD