PUBLICIDAD

Material de escalada para principiantes
Si te gusta la naturaleza y el deporte y quieres compaginarlos practicando una actividad exigente y gratificante como es la escalada debes conocer qué materiales básicos vas a necesitar para iniciarte y empezar a disfrutar.
Escrito por L. García, Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio

Qué necesitas para empezar a practicar escalada

Persona realizando escalada

Juanito Oiarzabal o Edurne Pasabán son dos nombres que están unidos al apasionante mundo de la escalada, una actividad deportiva que, sin embargo, también está abierta a personas que disfruten de la montaña y quieran liberar adrenalina, pero no sean unos escaladores profesionales. Se trata de ascender mediante fuerza física paredes de roca o cualquier relieve natural vertical, para lo que se utilizan ciertos materiales de seguridad que se van normalmente recuperando a medida que se avanza.

Sin embargo, la modalidad deportiva demanda que las vías que se escalen estén equipadas con seguros para que el deportista pueda fijarse a ellos y mantener la seguridad en todo momento, aunque el escalador David Álvarez avisa de que “el control de riesgos no es nunca total, siempre hay alguno y hay que ser precavidos”. Para ello, a parte de acompañarse de un buen monitor, debes conocer el material básico de escalada que necesitarás y que te explicaremos con detalle más adelante.

Escalar, un actividad para todos los públicos

Al imaginarse una persona haciendo esta actividad lo primero que se piensa es en la necesidad de tener una excelente preparación física. En cambio, Alex Ule, gerente y responsable de proyectos de Ingura Abentura, en Álava, afirma que “la escalada la puede realizar cualquier tipo de persona, incluso con un nivel físico y técnico bajo, aunque en este caso deberían escalar vías acorde a su nivel e ir siempre acompañadas de una persona con experiencia o un técnico experto en la materia”. También destaca que “las únicas limitaciones que podríamos encontrar son para las personas que tienen algún tipo de lesión o limitación que en el día a día le pueda suponer algún impedimento de movilidad; pero que incluso trabajándolo, se pueden superar muchas limitaciones y escalar paredes de cierto grado”.

Pareja con el material de escalada
Es imprescindible usar material de escalada homologado por la ‘CE’ o la ‘UIAA’.

¿Cómo se podría hacer escalada con algún tipo de problema de salud o sin preparación física o técnica? Alex Ule afirma que “si empezamos a escalar vías de 4º o 5º grado es muy fácil progresar y coger confianza en el medio”. Por eso también considera que “lo ideal es realizar un curso de iniciación a la escalada deportiva en roca y aprender las técnicas básicas de progresión y seguridad, así como los movimientos y gestos habituales para practicar la actividad con total seguridad”. Según este experto, “en cuestión de tres o cuatro jornadas se podría ser completamente autónomo escalando”.

Materiales de escalada necesarios para principiantes

Lo primero que se piensa al oír hablar de material de escalada es en cascos, mosquetones y cuerdas, pero hay mucho más. Según Alex Ule, gerente y responsable de proyectos de Inguru Abentura, en Álava, “para un principiante, lo normal es empezar con un par de arneses y cascos, pies de gato, una cuerda de 70 u 80 metros, un asegurador, unos mosquetones con seguro, 10 o 15 cintas exprés, alguna cinta y una mochila para guardar todo el material. A medida que avanzamos y según en qué otras variantes de la escalada nos adentremos, es posible que sean necesarios materiales más complejos”.

Escalada infantil en un rocódromo
Un curso de iniciación a la escalada deportiva te permitirá aprender las técnicas de progresión y seguridad.

El escalador David Álvarez comenta que hay ciertas indicaciones de seguridad a las que hay que prestar atención; en este sentido, “se debe comprobar la homologación de todo el material buscando etiquetas en las que ponga ‘CE’ (Comunidad Europea) o ‘UIAA’ (Unión Internacional de Asociaciones de Alpinismo) para asegurarse de que han pasado los requerimientos de seguridad exigidos. Además, hay que hacer una inspección visual, tanto en el momento de la compra para comprobar posibles defectos de fábrica como para cerciorarse de que el desgaste no haga que se haya estropeado. Por último, hay que controlar los indicadores de caducidad del fabricante para evitar riesgos innecesarios”.

Actualizado: 10 de Diciembre de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD