Correctores posturales, ¿útiles para la espalda?
Si quieres evitar problemas y dolores de espalda, mantener una buena postura es clave, y más en la práctica deportiva. Descubre qué son los correctores posturales, cuándo deben usarse y si son realmente efectivos.

Tipos de correctores posturales y cómo elegirlo

Actualizado: 30 de julio de 2020

Entre los correctores posturales de espalda que te ayudan mediante tracción a mantener una buena postura durante la práctica de ejercicio físico, hay diferentes tipos en función de su forma y tamaño, y según la actividad que se vaya a realizar con él. A continuación te mostramos los más comunes:

  • Correctores posturales de espalda: espalda completa

    Correctores espalda completa

    Cubren prácticamente toda la espalda, desde el cuello hasta la cintura. Suelen tener bandas elásticas para ajustarlo bien y conseguir el efecto deseado. También tienen incorporadas varillas de metal en la parte de la columna para que ésta se mantenga erguida en todo momento. Suelen adaptarse por el vientre o por debajo del pecho.

  • Correctores posturales de espalda: parte superior de la espalda

    Correctores parte superior de la espalda

    Estos correctores tienen una forma parecida a una x y solo cubren la parte de los omóplatos, por lo que su principal efecto es corregir la postura de los hombros, empujándolos hacia atrás.

  • Correctores posturales de espalda: camiseta correctora

    Camiseta correctora

    Es la opción más disimulada, pues se trata de una camiseta convencional que tiene incluido un sistema de elásticos que hacen que se mantenga la espalda en una posición correcta. Las hay tanto para hombres como para mujeres.

Cómo elegir un buen corrector postural

Tal y como nos explica Pablo Martín Perez Aragundi, presidente de la Federación Española de Ortesistas y Protesistas (FEDOP), la recomendación puede darse por un médico, fisioterapeuta u ortopeda, pero para estar seguros de que la mala postura no se debe a otras dolencias, lo mejor es que se acuda a la consulta de un médico.

No obstante, si no hay ningún otro problema de salud relacionado, y se quiere optar por esta herramienta de ayuda, se deberán tener en cuenta varios factores antes de adquirir un corrector postural:

  • Cómo elegir un buen corrector postural: tamaño

    Tamaño

    Un corrector grande o demasiado pequeño puede no lograr su cometido. Por eso, asegúrate de encontrar uno de tu talla o buscar uno de tamaño universal que se pueda ajustar.

  • Cómo elegir un buen corrector postural: diseño

    Diseño

    Si eres de los que quiere que no se vea el corrector deberás atender a su diseño, buscando uno con cortes invisibles, u optar por las camisetas correctoras.

  • Cómo elegir un buen corrector postural: ergonomía

    Ergonomía

    Aunque su finalidad es corregir la postura, es importante que te sientas cómodo y con libertad de movimientos cuando lo lleves.

  • Cómo elegir un buen corrector postural: material

    Material

    La mayoría están hechos de algodón o neopreno, materiales transpirables y muy cómodos.

  • Cómo elegir un buen corrector postural: precio

    Precio

    Podrás encontrar correctores de espalda desde unos 15 euros, hasta incluso los 80 euros. Ten cuidado con las ofertas y adquiere estos productos en ortopedias especializadas para cuidar mejor de tu salud.

Creado: 30 de julio de 2020

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD