PUBLICIDAD

Gainers, ganadores de peso
Si un deportista necesita aumentar su peso y masa muscular rápidamente, los gainers son una opción recurrente –aunque no exenta de riesgos– para lograrlo. Aprende cómo tomar estos suplementos y evitar problemas.
Escrito por L. García, Periodista especializada en tercera edad, belleza y ejercicio

Cuándo y cómo se deben tomar los gainers

Gainers y alimentación para el deporte

Generalmente los gainers se compran en polvo.

Los gainers o ganadores de peso son unos productos alimenticios que los deportistas sólo deberían consumir como un complemento a una dieta perfectamente pautada. “Un gran error que se suele cometer es pensar que estos suplementos dietéticos son sustitutivos de las comidas, y esta es una idea que tenemos que eliminar de nuestra cabeza. Como su propio nombre indica, es un suplemento, y siempre tiene que ir acompañado de una dieta variada y equilibrada”, aconseja Cristian Serra, nutricionista de IND, a cualquier deportista aficionado que piense en ellos como una opción para ganar peso y masa muscular.

Generalmente los gainers se compran en polvo y se disuelven tanto en agua como en leche, dependiendo de lo que quiera el deportista. En este punto unos valoran el sabor y eligen hacer la mezcla con lo que más les gusta, y otros utilizan directamente leche por tratarse de un alimento que aporta calorías –y otros nutrientes– al batido, aunque lo más aconsejable sería mezclarlo con agua.

La opción más inteligente es consultar previamente con un nutricionista para saber la cantidad de suplemento adecuada según las necesidades personales, porque hay que tener en cuenta que un mismo producto puede ser comprado tanto por un deportista amateur que está prácticamente empezando o entrena solo una vez a la semana, como por un atleta que compite a gran nivel. ¿Ambos necesitan las mismas dosis? Desde luego que no, porque ni el gasto calórico ni la alimentación, ni sus cuerpos, son similares.

El fabricante hace una estimación en sus productos (generalmente más alta) de lo que es necesario tomar, pero caer en el error de generalizar hace que se pueda pautar incorrectamente y acabe siendo perjudicial para la salud. Si no se tiene acceso a un especialista en nutrición deportiva, la táctica de probar poco a poco e ir observando los resultados puede ser una buena alternativa.

Cuándo se deben tomar los gainers

En lo referente a cuándo se pueden tomar estos batidos, Cristian Serra señala que “realmente se pueden tomar en el momento del día que se quiera, siempre y cuando llevemos un control del aporte de calorías y macronutrientes que estamos tomando”. En este punto, el nutricionista de IND insiste en que lo más importante es cuidar del balance energético: “Esto significa que si nuestra ingesta de calorías al final del día es mayor a nuestro gasto, vamos a tener un balance energético positivo, y se podrá producir un aumento de peso”.

Hombre en el gimnasio tomando gainers
La clave en la toma de gainers es cuidar el balance energético. 

De todos modos, a la hora de decantarse por un producto u otro es importante informarse, ya que algunos gainers están diseñados para proporcionar un mejor rendimiento a determinadas horas del día y ese es el momento adecuado para potenciar todo su valor como ganadores de peso.

A primera hora de la mañana, formando parte del desayuno, es la alternativa que muchos deportistas consideran más adecuada, ya que aportan energía extra durante todo el día, aunque otra buena opción es utilizar los gainers durante o justo después de cada entrenamiento, por diferentes motivos. El más evidente es como aporte de energía durante el entreno para que el gasto calórico no repercuta en el proceso de ganar peso.

Además, hay que tener en cuenta que estos batidos contienen habitualmente un alto número de proteínas que ayudan a la hipertrofia muscular, lo que les hace adecuados para los entrenamientos de fuerza, y facilitan el proceso de recuperación, lo que permite acortar los plazos para volver a entrenarse.

La tercera opción es realizar dos o más tomas de gainers al día, repartiendo la dosis diaria en pequeños aportes calóricos durante toda la jornada. Lo más problemático de esta forma de consumo es que se suele recomendar no ingerir otros alimentos entre 40 y 60 minutos después del suplemento, lo que limita muchos los horarios para tomarlos, o modifica en exceso las rutinas de las comidas.

Actualizado: 25 de Abril de 2018

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD