PUBLICIDAD

Mente y emociones
Terrores nocturnos
A veces nuestros hijos no pueden dormir tranquilos, se mueven en exceso, y llegan a gritar, aquejados de terrores nocturnos. Descubre qué son y cómo se manifiestan, y qué puedes hacer para ayudar a tu pequeño.
Escrito por Dr. Juan Moisés de la Serna, Doctor en Psicología

Tratamiento de los terrores nocturnos

Madre consolando a su hijo

Entre las causas probables de este trastorno del sueño, está la base genética, al considerarse hereditario, así como haber padecido fiebres, tener acumulada falta de sueño, o haber vivido recientemente situaciones de estrés, que pueden desencadenar estos terrores. Incluso se ha llegado a indicar que se puede deber a una inmadurez del cerebro que con el tiempo se corrige, de ahí que los terrores desaparezcan sin previo aviso.

Actualmente no se dispone de tratamiento ni farmacológico ni terapéutico específico para los terrores nocturnos, debido a que de momento se desconoce cuál es el origen y la función del problema, por lo que únicamente se ofrecen consejos acerca de cómo mejorar la calidad del sueño y, con ello, esperar a que no aparezca el pavor nocturno, como también se le conoce.

A pesar de lo dicho, se puede establecer un tratamiento farmacológico adecuado para paliar los síntomas asociados a los terrores nocturnos, atendiendo a la gravedad del caso; así, también es recomendable enseñar, mediante psicoterapia, a regular los niveles de estrés del niño y a hacer frente a las tensiones diarias, para que éstas no se acumulen y afloren durante la etapa del sueño.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD