PUBLICIDAD

La inmunoterapia oral resulta eficaz en niños alérgicos al trigo

Demuestran la eficacia y seguridad de la inmunoterapia oral con trigo en niños que tenían alergia a este cereal, en un estudio en el que el 52% de los participantes pudieron ingerirlo sin experimentar reacciones adversas.
Escrito por: Natalia Castejón

02/11/2018

Niño con alergia al trigo

Un equipo de investigadores del Instituto de Alergias Alimentarias Elliot y Roslyn Jaffe de la Escuela de Medicina Icahn del Hospital Mount Sinai de Nueva York (EE.UU.) ha llevado a cabo un ensayo clínico para probar una inmunoterapia oral con trigo, que ha conseguido que niños con alergia al trigo pudieran volver a consumir cantidades moderadas de alimentos con este cereal tras un año de tratamiento.

La investigación, que se ha publicado en Journal of Allergy and Clinical Immunology, ha contado con la participación de 46 niños de 8,7 años de edad de media, que presentaban alergia al trigo. Para poder demostrar la eficacia de la inmunoterapia oral, al igual que se hace con otros alimentos, es necesaria la administración de cantidades mínimas de la sustancia que provoca la reacción adversa, que se van incrementando de manera gradual hasta que el paciente es inmunizado.

Alergia al trigo, una de las cinco más comunes

Para realizar el ensayo, los niños recibieron dosis de este alimento a lo largo de un año, y tras ese tiempo el 52% de los pacientes pudieron consumir 4,443 mg de proteína de trigo, una cantidad equivalente a media taza de pasta cocida o dos rebanadas de pan, sin presentar reacciones alérgicas. Al cabo de dos años, la desensibilización alérgica fue de un 30%.

Tras un año de tratamiento con inmunoterapia oral con trigo, la mitad de los niños pudieron tomar dos rebanadas de pan sin presentar reacciones alérgicas

Este hallazgo supone un gran avance, pues la alergia al trigo se encuentra entre los cinco alérgenos alimentarios con más incidencia y es uno de los más difíciles de manejar, pues existe una gran cantidad de productos alimenticios que lo contienen, desde la pasta, la bollería o el pan, hasta helados y embutidos.

Una de las desventajas a la que se tuvieron que enfrentar los investigadores fue que el trigo contiene niveles bajos de proteínas que causan las respuestas alérgicas, en comparación con otros como la leche o los cacahuetes, por lo que los niños tuvieron que tomar grandes cantidades de alimentos con trigo para poder estudiar la respuesta a la inmunoterapia oral.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD