PUBLICIDAD

Extractos de quinoa y alholva podrían ayudar a combatir la obesidad

Un ensayo 'in vitro' demuestra que los extractos de ciertos fitoquímicos presentes en la quinoa y la alholva bloquean una enzima encargada de la digestión de las grasas, y podrían emplearse para tratar la obesidad.
Escrito por: Caridad Ruiz

07/11/2018

Semillas de quinoa

Los extractos de semillas de quinoa y alholva bloquean la digestión de las grasas de la dieta y podrían ayudar a combatir el sobrepeso y la obesidad, según muestran los resultados de un estudio de la Universidad Autónoma de Madrid y el Instituto de Investigación en Ciencias de la Alimentación (UAM-CSIC), que se ha publicado en la revista Food Chemistry.

La investigación ha demostrado en un experimento en laboratorio (ni con animales, ni humanos) que ciertos extractos que se obtienen de semillas comestibles de quinoa y alholva (también conocida como fenogreco) pueden inhibir la lipasa pancreática, la enzima responsable de la digestión de las grasas. A partir de las semillas de este pseudocereal y esta legumbre, los investigadores han descubierto cómo conseguir extractos concentrados de unos fitoquímicos, las saponinas y los polifenoles, que de todos los extractos obtenidos, fueron los más efectivos para la inhibición de la lipasa.

El objetivo es hallar un fármaco para prevenir la acumulación de grasa y las patologías asociadas al síndrome metabólico

Estos especialistas comprobaron además la efectividad de esos extractos con un protocolo que simulaba el entorno del sistema digestivo y la digestión fisiológica de las grasas, pero observaron que esto empeoraba la capacidad inhibitoria de los extractos, y por ello han insistido en la necesidad de comprobar si es posible reproducir su capacidad inhibitoria en unas condiciones lo más parecidas a las fisiológicas.

El siguiente paso: experimentos 'in vivo'

Por eso, ahora intentarán confirmar en modelos in vivo –y no solo in vitro–, el potencial bioactivo que tienen estos extractos como inhibidores de enzimas digestivas. Además, pretenden explorar formas de enriquecer más los compuestos bioactivos, con el objetivo de desarrollar un fármaco para evitar la acumulación de grasa y otros problemas de salud asociados al síndrome metabólico, como la tensión arterial alta, los elevados niveles de glucosa y de colesterol en la sangre, y un exceso de grasa abdominal, y de esta forma prevenir la obesidad y la diabetes de tipo 2.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD