PUBLICIDAD

Niños y adolescentes que no beben agua toman más bebidas azucaradas

Los niños y adolescentes que no beben agua a diario la sustituyen por bebidas azucaradas que suponen 200 calorías más al día, que podrían convertirse en casi un kilo más de peso al mes, según un estudio estadounidense.
Escrito por: Caridad Ruiz

26/04/2019

Niña bebiendo un zumo de naranja

Una investigación de la Universidad Estatal de Pensilvania (EE.UU.) concluye que los niños y jóvenes que no beben agua a lo largo del día llegan a consumir hasta el doble de calorías procedentes de las bebidas azucaradas que usan para hidratarse en su lugar que aquellos que beben agua, y que este hábito tan poco saludable  contribuye a la obesidad infantil.

Para realizar este estudio, que se ha publicado en Journal of the American Medical Association Pediatrics, sus autores utilizaron datos de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición, con información de 8.400 chicos de entre ocho y 19 años de edad. Entre los datos se incluía información sobre el consumo de agua y de bebidas azucaradas, las calorías que proporcionaban estas, y el porcentaje de calorías totales que representaban en la dieta diaria.

Tomar bebidas azucaradas a diario puede suponer que se acumulen unas 6.000 calorías de más en solo un mes

En las bebidas azucaradas se incluían refrescos, zumos de fruta industriales, bebidas deportivas, energéticas, o café y té endulzados de forma industrial. Se excluían los zumos de frutas naturales, las bebidas con edulcorantes sin calorías, o las bebidas a las que el propio consumidor echa azúcar en casa, como el café o el té.

6.000 calorías más al mes por tomar bebidas azucaradas

Tras analizar los datos los investigadores descubrieron que en un día determinado alrededor del 20% de los niños y adolescentes confesó que no bebía agua. Esos jóvenes, además, consumieron unas 200 calorías más que aquellos que optaban por el agua para hidratarse. Según Asher Rosinger, uno de los autores del estudio y profesor asistente de la Universidad Estatal de Pensilvania, aunque esas 200 calorías de más pueden parecer pocas, estas se acumulan sobre todo si de forma rutinaria se toman bebidas azucaradas.

Hay que tener en cuenta que con este hábito en un mes se pueden llegar a almacenar 6.000 calorías, lo que potencialmente equivale a un aumento de peso de casi un kilo. Para Rosinger, el agua deber ser la primera opción de bebida en la infancia y adolescencia, y afirma que los jóvenes en Estados Unidos no beben agua porque en algunas zonas de este país los ciudadanos desconfían de la calidad de la misma y temen la contaminación por plomo y otras sustancias.

En España, según un estudio realizado en 2014 por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) en hogares de 62 municipios de todo el país, en el 89% de los casos la calidad del agua era buena o muy buena; en el resto era de peor calidad, pero siempre potable. Y según el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social el 99,5% del agua que llega a los hogares está testada y se considera apta para el consumo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD