PUBLICIDAD

La exposición al plomo mata a más de un millón de personas al año

En la Semana Internacional de la Prevención por Intoxicación por Plomo, la OMS ha alertado de las consecuencias de este metal tóxico presente en algunas pinturas y ha dado consejos para evitar su exposición, que puede afectar al desarrollo infantil.
Escrito por: Natalia Castejón

21/10/2019

La exposición al plomo mata a más de un millón de personas cada año

Alrededor de 1,06 millones de personas murieron en 2017 como consecuencia de la exposición al plomo, según el Instituto de Sanimetría y Evaluación Sanitaria de la Universidad de Washington (EE.UU.). En la Semana Internacional de la Prevención de la Intoxicación por Plomo, promovida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que tiene lugar del 20 al 26 de octubre de 2019, se pretende alertar a la población de los riesgos que conlleva para la salud humana el entrar en contacto con este metal tóxico, y este año con mención especial al plomo contenido en las pinturas y en los esmaltes cerámicos de recipientes destinados al uso alimentario.

Aunque cada vez existen menos, la OMS está preocupada por la exposición al plomo derivada del contacto con pinturas, pigmentos, vidrios de colores, municiones, joyas, juguetes, e incluso cosméticos, que tienen plomo en su composición, esto se debe a que muchos de los pequeños tienen la costumbre o manía de llevarse todo lo que cogen a la boca, y como indicó un reciente estudio, incluso los juguetes de segunda mano podrían contener plomo tóxico.

Los niños son especialmente vulnerables al plomo, pues absorben entre cuatro y veces más plomo que los adultos

Como consecuencia a la exposición a este metal, el desarrollo cerebral y el sistema nerviosos de los más pequeños pueden verse afectados, ya que son más vulnerables, según la OMS, absorben entre cuatro y cinco veces más cantidad que los adultos. Además, aquellos que sobreviven a una intoxicación por este metal suelen presentar trastornos de conducta, trastornos mentales, falta de atención y una reducción en su cociente de inteligencia, entre otros problemas.

Alianza mundial contra las pinturas con plomo

Por todo ello, la OMS ha instado a que todos los países se comprometan en la lucha contra el plomo, y especialmente este año con el plomo en las pinturas, con el fin de reducir el número de muertes y de enfermos por este tipo de intoxicación, además de prevenir los problemas de discapacidad que provoca.

Para conseguirlo, en 2011 se formó la Alianza Mundial para Eliminar el Uso de Plomo en la Pintura, que tenía el objetivo de que todos los países llevaran a cabo acciones que eliminasen por completo la fabricación, compra y venta de estos productos. Sin embargo, según la OMS, a 31 de julio de 2019 solo 72 gobiernos había confirmado haber establecido medidas jurídicamente vinculantes para controlar las pinturas hechas con plomo en su país.

Esto es lo que ha impulsado a la OMS a dedicar la Semana Internacional de Prevención de la Intoxicación por Plomo a las pinturas con este metal, intentando concienciar, movilizando el compromiso político y social para poder conseguir que para 2030 se reduzcan las muertes y las numerosas enfermedades provocadas por la exposición a estos productos por contacto directo –aire, agua, suelo o mediante la piel–.

Además, también pretenden conseguir que en 2020 se haga una gestión ecológica más racional de los productos químicos y de los desechos que contienen plomo, con lo que se conseguiría una menor liberación al aire y menos contaminación del suelo y del agua, con la consiguiente reducción de los problemas de salud en las personas y en el medioambiente.

Otras fuentes de exposición al plomo

Pero las pinturas son solo una de las fuentes de exposición a este metal, que también se puede encontrar en zonas en las que se lleva a cabo la minería, fabricación y reciclaje, o fundición. Llama la atención que incluso el agua puede contener plomo, pues algunas de las tuberías por las que se distribuye este imprescindible líquido están unidas con este material. Más de tres cuartos del consumo de este metal en el mundo se debe a la fabricación de baterías de plomo-ácido para vehículos, y es más común en los países en desarrollo.

No hay ningún nivel seguro de exposición, incluso pequeñas cantidades de plomo pueden afectar el bienestar físico y mental

Aunque antes se creía que tener concentraciones menores de 5 µg/dL de plomo en la sangre no conllevaba riesgos para la salud, a día de hoy no se considera que haya ningún nivel seguro para la población general, pues incluso pequeñas cantidades pueden interferir en el bienestar físico y mental de las personas.

Riesgos de la exposición al plomo para la salud

El plomo puede introducirse en el organismo mediante la respiración, a través de la piel o por ingestión, y una vez que lo hace, se distribuye por todo el cuerpo, especialmente en el cerebro, el hígado y los riñones. Los huesos y los dientes pueden almacenar el metal e ir liberándolo durante el embarazo, exponiendo al feto, lo que puede derivar en abortos espontáneosparto prematuro, muerte fetal o bajo peso al nacer. En los adultos en general los peligros se traducen en posibles casos de hipertensión arterial y daños renales.

La acumulación de grandes cantidades de este metal podría provocar anemiainsuficiencia renal, toxicidad en los órganos reproductivos, convulsiones, coma, e incluso la muerte de los niños, por lo que hay que hacer todo lo posible para evitar un posible contacto o exposición.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD