PUBLICIDAD

Los bebés de madres sedentarias presentan menor saturación de oxígeno

Los bebés de madres que no realizan ejercicio durante la gestación presentan menor saturación de oxígeno en el cordón umbilical, lo que implica un peor funcionamiento de la placenta, y mayor riesgo de nacer por cesárea.
Escrito por: Caridad Ruiz

09/05/2019

Mujer embarazada sedentaria

Según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Granada, los bebés de las madres que realizan ejercicio en el embarazo presentan mejores niveles de saturación de oxígeno y menor acidez en la arterial del cordón umbilical. También encontraron que las mujeres embarazadas que apenas realizan ejercicio físico durante el segundo trimestre de embarazo tienen más posibilidades de dar a luz por cesárea que aquellas que realizan alguna actividad física durante la gestación.

En la investigación, cuyos resultados se han publicado en la revista Scandinavian Journal of Medicine & Science in Sports, participaron 94 mujeres, con una media de edad de 33 años. En la semana 16 de gestación los investigadores les colocaron unos acelerómetros triaxiales alrededor de la cadera que durante 9 días registraban los minutos que hacían ejercicio o permanecían quietas.

Practicar algún tipo de deporte durante la gestación permite que el feto reciba más oxígeno y nutrientes a través del cordón umbilical

Según los datos registrados, tan solo una cuarta parte de las participantes seguían las recomendaciones de actividad física del Colegio Americano de Obstetricia y Ginecología. Así, registraron que el 24% de los niños nacieron por cesárea, un porcentaje superior al recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que establece que una ratio superior al 10% no se relaciona con una disminución de la movilidad y mortalidad materna y neonatal.

El ejercicio físico durante la gestación, bueno para la placenta

En el estudio, además de recoger el tipo de parto, se anotó inmediatamente después del nacimiento la gasometría arterial y venosa del cordón umbilical. Una buena saturación de oxígeno y una menor acidez se relaciona con un funcionamiento más eficiente de la placenta y de los mecanismos compensatorios del feto ante las restricciones de flujo sanguíneo que siempre se producen durante el parto por las contracciones uterinas.

Según la autora principal del estudio, Laura Baena García, precisamente el hallazgo más importante de esta investigación es que los bebés de madres más sedentarias presentaron al nacer mayores concentraciones de dióxido de carbono y un pH más ácido en arteria y en vena umbilical, que significaría que la placenta no transfiere el oxígeno adecuado.

Estudios anteriores ya habían demostrado que practicar algún tipo de deporte durante la gestación de forma regular aumenta la vascularización placentaria, lo que significa que el feto recibe más oxígeno y nutrientes a través del cordón umbilical incluso en situación de estrés metabólico, como ocurre durante el parto.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD