El 14% de los cánceres debidos al alcohol es por consumos moderados

Tomar cantidades moderadas de alcohol también es nocivo para la salud, un estudio indica que 103.100 de los 741.300 casos de cáncer derivado del consumo de bebidas alcohólicas ocurrieron en personas que solo beben de vez en cuando.
Escrito por: Natalia Castejón

14/07/2021

Alcohol moderado también causa cáncer

El 4% de los casos de cáncer en 2020 en el mundo son atribuibles al consumo de alcohol, según un estudio de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) publicado en la revista The Lancet Oncology, esto significa unos 741.300 tumores debidos al consumo de este tipo de bebidas, siendo un 39% (291.800 casos) atribuibles a un consumo de riesgo –de dos a seis bebidas alcohólicas al día– y un 47% (346.400 casos) a un consumo excesivo (más de 6 bebidas alcohólicas diarias). Sin embargo, llama la atención que el 14% (103.100 casos) se daban en pacientes que declararon beber de manera moderada, es decir, menos de dos bebidas alcohólicas al día.

Y es que no existe una cantidad de alcohol que no implique consecuencias para la salud, hasta la mínima gota es nociva y puede acabar desencadenando problemas que se podrían evitar. Los cánceres de esófago (189.700 casos), hígado (154.700 casos) y mama (98.300 casos) representaron el mayor número de casos, seguidos por los cánceres colorrectales y los cánceres de boca y garganta.

La investigación en cuestión ha encontrado que existen grandes diferencias en función del sexo y las regiones, así, por ejemplo, tres de cada cuatro cánceres por alcohol se dan en hombres (568.700 casos), por 172.600 entre las mujeres, y las zonas más afectadas son el Asia oriental y Europa Central y del Este.

El alcohol está relacionado con más riesgo de algunos tipos de cáncer, como el de mama, boca, laringe, garganta, hígado, esófago, colo y recto.

En España, el 4,4% de los cánceres que se diagnosticaron en el año 2020 están relacionados con el consumo de bebidas alcohólicas, unos 11.600 casos en total. En otros países como Mongolia el alcohol es el causante del 10% de los cánceres, en China y Rusia se acerca al 6% y en Rumanía el 7%.

Se ha demostrado que el consumo de alcohol daña el ADN a través del aumento de la producción de sustancias químicas nocivas en el cuerpo y afecta la producción de hormonas, lo que puede contribuir al desarrollo del cáncer. Por otro lado, beber alcohol también puede empeorar los efectos cancerígenos de otras sustancias, como el tabaco.

No hay un consumo seguro de alcohol

“Necesitamos con urgencia crear conciencia sobre el vínculo entre el consumo de alcohol y el riesgo de cáncer entre los responsables políticos y el público en general. El contexto local es esencial para una política exitosa sobre el consumo de alcohol y será clave para reducir los casos de cáncer relacionados con la bebida”, indica Harriet Rumgay, de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) y autora principal del estudio.

Esta implicación también se da en personas que beben poco, por lo que se puede indicar que no existe un consumo seguro de alcohol, ya no solo de cara al riesgo de cáncer, sino también ante las probabilidades de enfermedades cardiovasculares, mentales, del hígado y alcoholismo. Por tanto, está claro que beber mucho tendrá peores consecuencias que hacerlo poco, pero en ningún caso será inocuo.

“Agregar advertencias sobre el cáncer en las etiquetas del alcohol, similares a las que se usan en el tabaco, podría disuadir a las personas de comprar productos alcohólicos”

El alcohol está relacionado con el desarrollo de diversos tipos de cáncer, y los autores hacen hincapié en que todos ellos podrían evitarse evitando completamente el consumo de bebidas con alcohol. Para ello, proponen algunas medidas a los gobiernos para que puedan concienciar a los ciudadanos de los peligros de esta ingesta.

“Existe poca conciencia del vínculo entre el alcohol y el riesgo de cáncer entre el público en general, pero agregar advertencias sobre el cáncer en las etiquetas del alcohol, similares a las que se usan en el tabaco, podría disuadir a las personas de comprar productos alcohólicos y aumentar la conciencia sobre el vínculo causal con el cáncer”, explican.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD