PUBLICIDAD

Autismo y cáncer, relacionados por genes y procesos biológicos

Las personas con autismo tienen más probabilidades de desarrollar ciertos tipos de cáncer, como los de cerebro, riñón, tiroides y páncreas, porque existen genes y procesos biológicos implicados en ambas enfermedades.
Escrito por: Caridad Ruiz

25/04/2019

Niño con autismo

Un grupo de investigadores españoles de diferentes grupos del Ciber de Salud Mental (Cibersam) ha encontrado conexiones mecanicistas entre el trastorno del espectro autista (TEA) y algunos tipos de cáncer, como el de cerebro, tiroides, riñón o páncreas. En el estudio, publicado en Molecular Autism, han intervenido investigadores de la Universidad de Valencia, el Hospital Gregorio Marañón de Madrid, la Universidad de Barcelona, el Instituto de Salud Carlos III, el Centro de Superconmutación de Barcelona, el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), y otras instituciones de Francia, Reino Unido y Estados Unidos.

Según esta investigación existen varias anomalías de las vías y procesos biológicos y expresión de genes que se dan en ambas patologías, como alteraciones del sistema inmunológico, del metabolismo energético y del ciclo celular, y alteraciones en la fosforilación oxidativa. El estudio ha comprobado que el TEA presenta asociaciones comórbidas con los cánceres de cerebro, riñón, tiroides y páncreas, mientras que los individuos con autismo son menos propensos a desarrollar cáncer de pulmón y próstata.

La vinculación directa molecular descubierta entre el TEA y el cáncer permitirá investigar nuevos tratamientos para ambas enfermedades

Para los investigadores, los resultados de este trabajo ofrecen una vinculación directa molecular entre el TEA y el cáncer, lo que permitirá investigar nuevos tratamientos para ambas enfermedades. Por ejemplo, algunos medicamentos de quimioterapia que inhiben la señalización de un gen relacionado con el cáncer, el PTEN, quizás podrían tratar algunas de las manifestaciones del autismo.

Enfermedades frecuentes en los autistas

El TEA es una patología neurológica que se manifiesta en los primeros años de la infancia y perdura toda la vida. Se caracteriza por problemas en la comunicación y en la interacción social, y falta de flexibilidad en el razonamiento y en el comportamiento. Pero lo que ha motivado esta investigación es que se ha observado que en los individuos con estos trastornos se dan con mayor frecuencia otros problemas de salud que causan su muerte prematura como la diabetes, la epilepsia, las enfermedades cardiovasculares y del aparato digestivo, la depresión, el cáncer o el suicidio.

Estudios anteriores que se llevaron a cabo en Taiwán (publicado en The Journal of Pediatrics) y Suecia observaron un aumento importante en la mortalidad por cáncer en pacientes con TEA, sobre todo por tumores en el cerebro y genitourinarios. También un estudio publicado en Journal of Austism and Developmental Disorders demostraba que las madres de los niños con TEA tienen un 50% más probabilidades de morir por cáncer que las mujeres cuyos hijos no tienen este trastorno.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD