Una técnica para regenerar el nervio óptico podría tratar el glaucoma

Una terapia génica para administrar protrudina al ojo estimula la regeneración de las células nerviosas y las protege de la muerte celular tras una lesión, y podría ayudar a desarrollar nuevos tratamientos del glaucoma.
Escrito por: Eva Salabert

06/11/2020

Terapia génica protegería del glaucoma

Una terapia génica que permite regenerar las fibras nerviosas del ojo que están dañadas podría contribuir al desarrollo de nuevos tratamientos para el glaucoma, una de las principales causas de ceguera a nivel mundial. Esta terapia ha sido probada en un experimento en el laboratorio por científicos de la Universidad de Cambridge (Reino Unido).

Los axones (fibras nerviosas) del sistema nervioso central (SNC) de los adultos por lo general no se regeneran tras una lesión o enfermedad, por lo que el daño suele ser irreversible. Sin embargo, varios descubrimientos realizados en los últimos 10 años señalan que podría ser posible estimular la regeneración.

La nueva técnica de terapia genética sirvió para aumentar la cantidad y la actividad de la protrudina en el ojo y el nervio óptico

Los investigadores, que han publicado su estudio en la revista Nature Communications, comprobaron si el gen que se encarga de producir una proteína denominada protrudina sería capaz de estimular la regeneración de las células nerviosas y protegerlas de la muerte celular después de una lesión.

Utilizaron un cultivo celular para hacer crecer células cerebrales en un plato. Después dañaron sus axones con un láser y emplearon un microscopio de células vivas para analizar la respuesta a esta lesión. Observaron así que el aumento de la cantidad o la actividad de la protrudina en estas células nerviosas incrementó significativamente su capacidad de regeneración.

La nueva técnica podría proteger contra el glaucoma

Las células nerviosas de la retina –células ganglionares de la retina– extienden sus axones desde el ojo hasta el cerebro a través del nervio óptico para transmitir y procesar la información visual. La técnica de terapia genética empleado por los investigadores sirvió para aumentar la cantidad y la actividad de la protrudina en el ojo y el nervio óptico.

Unas semanas después de una lesión por aplastamiento del nervio óptico, los científicos midieron la cantidad de regeneración que se había producido y descubrieron que la protrudina permitió que los axones se regeneraran a grandes distancias y que las células del ganglio retiniano estaban protegidas de la muerte celular.

El aumento o la activación de protrudina protegió casi por completo las neuronas de la retina

El glaucoma hace que el nervio óptico que conecta el ojo con el cerebro se deteriore de forma progresiva, algo que con frecuencia está asociado a una elevada presión intraocular. Si no se diagnostica a tiempo, esta enfermedad puede provocar la pérdida de la visión.

Para demostrar que la protrudina protegía contra el glaucoma los autores del estudio usaron una retina completa del ojo de un ratón y a cultivaron en un plato de cultivo celular. Lo normal es que casi la mitad de las neuronas de la retina mueran a los tres días de la eliminación de la retina, pero en este caso comprobaron que el aumento o la activación de protrudina protegió casi por completo las neuronas de la retina.

Veselina Petrova, del Departamento de Neurociencias Clínicas de la Universidad de Cambridge y primera autora del estudio ha explicado que han usado la terapia génica, que ya se encuentra en uso clínico, para administrar protrudina al ojo, y que es posible que puedan desarrollar este tipo de tratamiento para prevenir la muerte de las neuronas de la retina y estimular la regeneración de los axones, aunque todavía necesitan investigar más para confirmar estos usos en seres humanos.

PUBLICIDAD