PUBLICIDAD

Belleza y bienestar
Copa menstrual
La copa menstrual es una campana de goma que recoge el flujo menstrual. Es una opción poco conocida, pero tiene la ventaja de ser más económica y ecológica que los medios habituales. Descubre cómo se utiliza.
Escrito por Natalia Castejón, Periodista

Qué es una copa menstrual

Manos de mujer sosteniendo una copa menstrual

La copa menstrual es reutilizable, por lo que resulta mucho más económica y ecológica que tampones y compresas.

La copa menstrual –conocida comercialmente como Mooncup– es un recipiente con forma de embudo que se coloca dentro de la vagina durante los días de menstruación y que tiene como función recoger el flujo menstrual. Una vez colocado, se adapta perfectamente a las paredes vaginales por lo que ningún movimiento puede causar su derrame. La copa menstrual puede permanecer introducida en el cuerpo de la mujer hasta 12 horas, dependiendo de la cantidad de flujo, e incluso se puede usar por la noche. Tiene numerosas ventajas frente a los métodos convencionales utilizados con el mismo fin (tampones, comprensas…): es reutilizable, dura más de diez años, no genera desechos, no produce alergias… Aunque también tiene sus fallos y detractores como veremos más adelante.

Estos recipientes tienen forma de campana con un saliente (manguillo) que permite su extracción. Hay diferentes tipos de tiradores dependiendo del modelo, pueden ser en forma de tubo, de bola o terminado en una pequeña asa. En cuanto al tamaño, suelen existir dos. Una pequeña, de aproximadamente 4,6 centímetros de largo con un volumen de 22 mililitros, estas copas están aconsejadas para adolecentes, mujeres jóvenes o con poco flujo menstrual. Y también existe una de tamaño superior, para aquellas que hayan tenido un parto vaginal –ya que la elasticidad de los músculos vaginales cambia–, o mujeres con menstruaciones abundantes. Su tamaño ronda los 5,3 centímetros y su capacidad los 34 mililitros.

La copa está fabricada con silicona médica o elastómero termoplástico, depende de la marca adquirida. Todos estos materiales son hipoalergénicos, por lo que no existe riesgo de sufrir ningún tipo de alergia. Otra de las ventajas de estos materiales es que no permiten la proliferación de bacterias ni ningún tipo de microorganismo, por tanto no se pueden dar infecciones y tampoco dejan residuos dentro de la vagina, como si puede ocurrir con el uso de tampones.

De la copa menstrual también destaca que es reutilizable, una vez es extraída de la vagina se vacía su contenido en el inodoro y se lava con agua al que se le puede añadir jabón sin perfume, estando entonces lista para volver a colocarla. Si no se dispone de un lavabo puede limpiarse con toallitas húmedas o papel. Cuando ha terminado el ciclo, la copa se limpia con agua y se esteriliza, para ello basta con introducirla en agua hirviendo durante unos cuatro o seis minutos. Tras secarla se introducirá en la bolsa de algodón que acompaña a las copas menstruales y se guardará hasta la próxima menstruación. No se debe guardar en recipientes herméticos o de cristal ni dejar al alcance de rayos UVA, pues puede provocar la pérdida de color del producto. Con un correcto cuidado puede durar entre 10 y 15 años.

Estas copas se suelen vender en sitios online y en muy pocos puntos de venta físicos. Su precio oscila entre los 15 y 40 euros dependiendo de la marca.

Actualizado: 26 de Abril de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Silvia García de Mateos Muñoz

La higiene de los genitales femeninos durante los diferentes ciclos de la vida de la mujer no está exenta de desinformación y mitos. La matrona Silvia García resuelve tus dudas y te aconseja qué productos usar.

Silvia García de Mateos Muñoz

Matrona experta en higiene íntima femenina y cofundadora del centro de maternidad Mamá mimada
“Muchos problemas de salud vaginal como hongos, infecciones, vaginosis…, tienen su origen en una excesiva higiene, o en el empleo de jabones muy agresivos para la zona íntima femenina”

PUBLICIDAD

Salud en cifras

45%
de las unidades de sangre recolectadas en 2014 en Iberoamérica para transfusiones procedió de donantes voluntarios
'Fuente: 'Organización Panamericana de la Salud''