PUBLICIDAD

Salud al día
Cáncer
Uno de cada tres hombres y una de cada cuatro mujeres padecerá cáncer a lo largo de su vida. En nuestro especial encontrarás información sobre numerosos tipos de tumores, cómo tratarlos y cómo prevenirlos.
Escrito por Dra. Carmen Arlanzón Hernández, Del Servicio de Oncología del Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla, de Madrid

Prevención del cáncer

Existen dos maneras de abordar la prevención del cáncer, por un lado, mediante la adopción de una serie de hábitos saludables que todos deberíamos seguir, por otro, dando la importancia que merece a ciertas actividades de diagnóstico precoz y de educación sanitaria:

Prevención primaria del cáncer: consejos saludables

Se trata del conjunto de actuaciones que conducen a la reducción de la incidencia de casos de cáncer por la eliminación de los posibles factores causales. El Código Europeo Contra el Cáncer resume las medidas más importantes de prevención primaria:

  •  

    No fumar o dejarlo lo antes posible. Lo que incluye todo tipo de tabaco. Es la principal causa evitable de cáncer. Además de tus pulmones, la laringe, el esófago, la cavidad oral o el estómago, entre otros muchos órganos, te lo agradecerán.

  •  

    Evitar la obesidad (IMC superior a 30) y mantener un normopeso equilibrado y saludable (IMC entre 18,5 y 24,9). Un exceso de grasa corporal se relaciona con más probabilidades de sufrir cáncer de riñón, colon y recto, páncreas, vesícula, mama, ovarios y endometrio.

  •  

    Realizar alguna actividad física de intensidad moderada todos los días, al menos durante 30 minutos. Da la espalda al sedentarismo y reduce la probabilidad de tener tumores de mama o endometrio o cáncer colorrectal.

  •  

    Aumentar el consumo de frutas, verduras y hortalizas variadas (cuatro o cinco raciones diarias), tomar dos o tres raciones al día de proteínas, e ingerir 30 gr. de fibra.

  •  

    Limitar el consumo de alimentos que contienen grasas saturadas de origen animal o mantequillas, la carne roja, productos con exceso de sal, alimentos demasiado calóricos o bebidas con exceso de azúcar.

  •  

    Es recomendable tomar aceite de oliva crudo, incluir en tu dieta pescado azul, legumbres, cereales integrales y, de forma moderada, frutos secos. Algunos productos, como el espino blanco, la onagra o crustáceos como el Krill contienen ácidos grasos W3 (antioxidantes celulares) que pueden ayudar a reducir las posibilidades de sufrir ciertos tumores.

  •  

    Consumir diariamente ocho vasos de agua.

  •  

    Moderar el consumo de alcohol, o mucho mejor, evítalo totalmente. Disminuir la ingesta de bebidas alcohólicas de 'cuatro o más'  diarias a 'una o ninguna' puede reducir el riesgo de cáncer de hígado en un 21%; el de colon en un 31%, y el de mama en un 30%.

  •  

    Evitar la exposición excesiva al sol. Esta recomendación es especialmente importante en los más pequeños. Para prevenir la aparición de cánceres cutáneos usa protección solar, evita las horas de máxima exposición al sol y prescinde del empleo de cabinas de rayos UVA.

  •  

    Aplicar en el puesto de trabajo la legislación destinada a prevenir cualquier exposición a sustancias que puedan producir cáncer. Aplicar las normas de protección radiológica.

  •  

    Reduce los niveles naturales de radón –un tipo de gas radioactivo natural– presentes en tu hogar en caso de estar expuesto a este tipo de radiación, ya que incrementa el riesgo de cáncer de pulmón. Existen detectores de plástico para medir la concentración de radón en tu hogar.

  •  

    Recuerda que la lactancia materna protege contra el cáncer de mama, pudiendo reducir su riesgo de aparición hasta en un 4%

  •  

    Limitar los tratamientos basados en terapia hormonal sustitutiva, ya que pueden incrementar el riesgo de padecer algunos tipos de cáncer.

Prevención secundaria del cáncer: pruebas diagnósticas

Las medidas de prevención primaria han de completarse con actividades de diagnóstico precoz y de educación sanitaria de la población en lo que se denomina, en general, prevención secundaria. El diagnóstico precoz es el conjunto de actividades que tienen como objetivo detectar la enfermedad antes de que se manifieste clínicamente, y así poder iniciar el tratamiento de forma precoz. La efectividad del diagnóstico precoz del cáncer se ha demostrado de forma clara en tres cánceres: cáncer de mama, de cérvix y colorrectal.

La educación sanitaria supone dar a conocer los signos precoces del cáncer por los que un individuo debería consultar a su médico. Existen programas de salud pública que pueden prevenir el cáncer o aumentar la posibilidad de curar un cáncer que ya ha aparecido:

  • Las mujeres a partir de los 25 años deberían someterse a pruebas de detección precoz del cáncer de cuello de útero.
  • Las mujeres a partir de los 50 años deberían someterse a una mamografía para la detección precoz del cáncer de mama.
  • Los hombres y las mujeres a partir de los 50 años deberían someterse a pruebas de detección precoz de cáncer de colón.
  • Programas de vacunación contra el virus de la hepatitis B, como prevención del cáncer hepático, y la vacunación frente al virus del papiloma humano como prevención del cáncer de cuello uterino.

Actualizado: 24 de Marzo de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Síguenos en las redes sociales

Síguenos en las redes sociales

PUBLICIDAD

Especial informativo

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Especial

Cáncer

PUBLICIDAD

Entrevista con el experto

Dr. Pedro Pérez Segura

Dr. Pedro Pérez Segura, coordinador de la Consulta de Consejo Genético del Hospital Clínico San Carlos, de Madrid

Dr. Pedro Pérez Segura

Coordinador de la Consulta de Consejo Genético del Hospital Clínico San Carlos
“En las mujeres que han tenido cáncer de mama y no tienen un componente hereditario, de entrada no está indicada la cirugía de la mama contralateral, salvo casos excepcionales”

Salud en cifras

80%
de las personas que padecen EPOC no han sido diagnosticadas
'Fuente: 'Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI)''

PUBLICIDAD