PUBLICIDAD

Embarazo
Profesionales que atenderán tu parto
Ha llegado la fecha prevista, han empezado las contracciones, has roto aguas… es el momento de acudir al hospital a dar a luz. Conoce a los profesionales que atenderán tu parto y el cometido de cada uno de ellos.
Escrito por Alhelí Quintanilla, Periodista especializada en infancia y embarazo

El obstetra y los profesionales que atenderán tu parto

Una obstetra coge de la mano a una embarazada

Aunque el obstetra es el responsable de supervisar todo el proceso de parto, no tiene por qué estar siempre presente. 

Obstetra, matrona, anestesista, auxiliares de enfermería, pediatra… El parto requiere la presencia de varios profesionales, aunque no todos los alumbramientos son iguales ni necesitan la misma cantidad de personal. Si te encuentras en la etapa final de tu embarazo, seguro que te interesará conocer quiénes son los profesionales que te atenderán cuando vayas a dar a luz, y cuál será su papel en el nacimiento de tu bebé. Aunque hay que tener en cuenta que pueden variar en función del país y, en España, de la Comunidad Autónoma en la que esté ubicado el hospital, ya que cada uno cuenta con sus propios protocolos de actuación, y también dependerán de si el centro al que acudas es público o privado.

El obstetra

Es el médico responsable de supervisar todo el proceso, pero no tiene por qué estar siempre presente. Tras ingresar en urgencias de obstetricia, será el encargado de completar la historia clínica de tu embarazo –que deberás llevar contigo–, te realizará una exploración física general y otra genital, en la que te inspeccionará la vulva, la vagina y el perineo para valorar si estás efectivamente de parto, así como la longitud, consistencia y dilatación del cuello uterino; la presentación fetal; si has roto aguas mediante una amnioscopia, y las características de tu pelvis. También te hará una ecografía abdominal, para conocer a qué altura está el útero y la frecuencia cardíaca fetal.

A partir de ahí, la presencia de obstetra sólo será requerida para:

  • Valorar la aparición de alteraciones en el registro cardiográfico fetal.
  • Si el parto no progresa, indicar la administración de oxitocina u otro procedimiento.
  • Extraer el feto mediante fórceps, ventosa o espátulas.
  • Realizar una cesárea.

En el caso de los hospitales universitarios, es posible que esté presente de principio a fin un ginecólogo residente. Lo mismo ocurre en los hospitales privados: normalmente atiende el parto el mismo ginecólogo que ha seguido también el embarazo.

Actualizado: 31 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD