PUBLICIDAD

Bebés y niños
Crisis de crecimiento y huelgas de lactancia
La lactancia puede pasar por baches y alterarse por repentinos rechazos del pecho (huelgas de lactancia), o por un aumento en la demanda de leche del bebé (crisis de crecimiento). Te explicamos cómo superarlos con éxito.
Escrito por Amparo Luque, Periodista experta en embarazo e infancia

Qué son las crisis de crecimiento y las huelgas de lactancia

Crisis de crecimiento y huelgas de lactancia del bebé

Las crisis de crecimiento y las huelgas de lactancia se consideran situaciones relativamente normales.

Ya ha nacido nuestro bebé, comenzamos la lactancia materna y, en principio, la instauramos con éxito. Es una práctica maravillosa entre una madre y su hijo, que se va adaptando a las diferentes etapas del desarrollo del pequeño. Pero algunas veces pueden surgir ciertas dificultades: nuestro hijo rechaza el pecho de forma inesperada (aunque a veces más paulatinamente) o, por el contrario, demanda más leche de lo habitual: son las llamadas huelgas de lactancia y crisis de crecimiento, respectivamente.

Podemos observar cómo van cambiando los patrones de comportamiento del pequeño y, por ejemplo, “parecen pelearse con el pecho y no saciarse nunca”, observa Luisa Fda. Santos, especialista en lactancia IBCLC (Consultora Certificada en Lactancia Materna, por sus siglas en inglés), y nos damos cuenta de que algo no va bien. Siempre teniendo en cuenta que cada bebé es un mundo, y unos son más sensibles que otros.

En general, tanto los brotes o crisis de crecimiento, como las huelgas de lactancia, se consideran situaciones relativamente normales, que no deben preocuparnos, pero no dejan de resultar angustiosas para las madres, que empiezan a dudar sobre si su bebé estará bien alimentado y, por tanto, muchas de ellas deciden recurrir a lactancia artificial o bien abandonar la lactancia materna sin haberse informado debidamente. Para evitar ese destete forzado y poder seguir amamantando a nuestro bebé, debemos tener paciencia, identificar los motivos que provocan estas situaciones, e intentar resolverlos del mejor modo posible, recurriendo a la ayuda de profesionales si es necesario.

“El mejor consejo es contar con apoyo tanto del entorno, como de profesionales que sepan de lactancia. Yo les digo a las madres que es normal atravesar esos baches y que se pasarán. Lo que hoy parece un enorme problema mañana carecerá de importancia. Tener información, de la buena, les ayuda a llevarlo. Si una madre no quiere abandonar la lactancia luchará por ella”, indica la asesora Santos.

Para ello, en los siguientes apartados encontrarás más información para aprender a identificar su aparición y ponerle solución para superar estos baches de lactancia. 

Actualizado: 3 de Julio de 2017

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD