PUBLICIDAD

Sarro dental, cómo evitar y eliminar la placa
La acumulación de sarro en la boca, además de ser un problema estético, también puede provocar mal aliento, e incluso la pérdida de dientes. Descubre cómo llevar una correcta higiene bucal para prevenir el exceso de placa dental.

Consejos para prevenir la placa y eliminar el sarro dental

Actualizado: 3 de octubre de 2019

El sarro de los dientes no se puede eliminar en casa, ni con un buen cepillado, ni con irrigadores de agua, ni con hilo dental. Si has descuidado tu dentadura y se ha acumulado y calcificado la placa bacteriana hasta formar un sarro sólido y duro, la única opción que tienes para poder eliminarlo es acudiendo a un odontólogo, que podrá realizarte una limpieza bucal, llamada tartrectomía, en la que retirará todos los restos de bacterias que tengas.

La aparatología que usan estos profesionales en higiene dental consta de ultrasonidos que eliminan el sarro gracias a las vibraciones y ayudándose con agua a presión. Si el nivel de placa bacteriana es bajo y supragingival no será necesario el uso de anestesia, pues apenas se apreciarán molestias; no obstante, si el sarro está muy avanzado, o se ha instalado debajo de la encía (subgingival), se tendrá que hacer un curetaje y una limpieza más profunda, que puede doler y sangrar, por lo que se deberá aplicar una anestesia local.

Cómo evitar la acumulación de placa y sarro dental

Para evitar la aparición de sarro, lo más importante es eliminar la placa dental, porque de esta manera se evitará la acumulación bacteriana y los riesgos asociados a ella. Estos consejos te ayudarán a conseguirlo:

  • Lavarse bien los dientes. Lo mejor es realizar al menos dos cepillados diarios –aunque es mejor si son más–, especialmente después de cada comida, para eliminar mejor cualquier resto de alimentos que haya podido quedar. Las pautas para hacerlo es agregar el tamaño de un guisante de pasta dentífrica sobre las cerdas y frotar durante unos tres minutos por la totalidad de las piezas dentales, por la parte externa e interna, y por su base. El Dr. Bruno Baracco, experto en odontología estética, nos aclara que no es aconsejable cepillarse inmediatamente después de tomar alimentos muy ácidos, como zumos cítricos, sino que será mejor esperar unos 20 o 30 minutos.

  • Usar a diario cepillos interproximales o seda o hilo dental, tal como recomiendan los odontólogos pues, aunque parezca que la boca está limpia, puede haber restos de comida entre los dientes o por debajo de las encías, y la mejor manera de asegurarse de que la boca está a salvo es cepillando bien y usando estas herramientas.

  • Utilizar enjuagues bucales –el Dr. Baracco hace hincapié en que sean sin alcohol para no dañar la mucosa oral– y raspadores linguales también puede ayudar a limpiar la boca de bacterias que se quedan acumuladas en la parte interna de los mofletes y sobre la lengua. No olvides cambiar el cepillo de dientes y raspador tras tres o cuatro meses de uso –así evitarás que se acumulen los microorganismos en sus cerdas–, y acudir de manera periódica a la consulta de tu odontólogo.

Opciones de emergencia para eliminar la placa dental

Si has salido a comer fuera, no tienes a mano tu cepillo dental, y vas a tardar en llegar a casa, tranquilo, el Dr. Bruno Baracco nos da dos opciones de emergencia para evitar la acumulación de placa bacteriana: comer fruta de textura dura, como manzanas, melón o fresas a bocados, o masticar chicle sin azúcar durante una media hora.

Ambos métodos hacen que se genere más saliva –que regula el pH y los ácidos de la boca– y que se arrastren los posibles restos de comida que hayan quedado entre los dientes. Además, las verduras y frutas, como el tomate, o especias como las semillas de sésamo o el perejil también parecen ser buenas para evitar la placa bacteriana y combatir la halitosis o mal aliento.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD