PUBLICIDAD

Noticias Dieta y nutrición

Consiguen leche antialérgica con un experimento genético

Vacas sin lactosa

04 de Octubre de 2012

La leche de vaca, que se utiliza para alimentar a los bebés cuando no es posible hacerlo mediante lactancia materna, puede llegar a ocasionar alergia a un 3% de los niños durante su primer años de vida. Por ello, la industria láctea busca la forma de reducir los alérgenos de este tipo de leche con diversos procedimientos. Ahora, una nueva investigación podría resolver el problema, ya que han conseguido crear una vaca modificada genéticamente con el objetivo de que el animal produzca leche con un bajo contenido en beta-lactoglobulina (BLG), proteína responsable de las alergias en los niños.

Crean una vaca modificando sus genes para que produzca leche con un bajo contenido en una proteína responsable de las alergias en los niños

La vaca, que se llama ‘Daisy’, es fruto del trabajo de un equipo de investigadores del ‘Instituto AgResearch’ de Nueva Zelanda, que logró reducir la actividad de cientos de genes del animal sin eliminarlos por completo, una técnica que se podría emplear para controlar otras características del ganado.

Otra ventaja que ofrece la leche de esta vaca es que es rica en caseínas -unas proteínas que contiene la leche de vaca-, lo que hace que sea más nutritiva que la leche que se obtiene de las vacas comunes.

Actualmente se está analizando la leche de ‘Daisy’ para confirmar sus propiedades hipoalergénicas, y posteriormente deberá pasar los controles habituales de seguridad alimenticia antes de poder ser comercializada para el consumo humano.

Bruce Whitelaw, profesor de biotecnología de la Universidad de Edimburgo, cree que el procedimiento para modificar genéticamente a animales de granja podría emplearse también para mejorar la defensa de los mismos frente a las infecciones.

Sin embargo, la investigación y sus resultados también tienen detractores, y los ecologistas neozelandeses afirman que los experimentos realizados para crear a Daisy constituyen un acto de crueldad contra los animales y que, además, en la nueva leche se ha eliminado una proteína necesaria para el desarrollo de la vaca y de los seres humanos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD