PUBLICIDAD

Jugar al baloncesto de manera habitual mejora la capacidad visual

Jugar al baloncesto podría mejorar varios aspectos de tu visión si lo practicas a menudo, como la coordinación mano-ojo, la función acomodativa o una mayor capacidad para discriminar halos, según un estudio.
Escrito por: Natalia Castejón

23/11/2018

Chicos jugando al baloncesto

El baloncesto es un deporte que además de capacidad física y fluidez mental, requiere rapidez visual, tanto para ver dónde lanzar y recoger la pelota, como para observar dónde se encuentra el contrario. Es uno de los motivos por los que, según un estudio realizado por miembros de la Universidad de Granada (España), practicar el basket de manera habitual podría ayudar a mejorar varios aspectos de tu salud ocular.

Para conocer los efectos del baloncesto en la visión analizaron a 33 hombres jóvenes que no tenían antecedentes de problemas visuales, se dividió la muestra en función de si practicaban o no este deporte, 18 de ellos pertenecían a equipos de una liga regional, mientras que los 15 restantes no realizaban ningún tipo de actividad física. Los resultados de la investigación se han publicado en el Journal of Sport and Health Science.

Mayor desarrollo visual en jugadores de basket

Tras las pruebas oculares a las que fueron sometidos todos los participantes, los miembros de los departamentos de Óptica y Educación Física observaron que los que practicaban baloncesto de manera habitual tenían mejores habilidades visuales; concretamente, una mejor coordinación mano-ojo, una mayor capacidad para discriminar halos (halometría) –luces en forma de círculos–, un punto de convergencia –trabajo de ambos ojos a la vez para mirar un objeto– más próximo, y una mejor función acomodativa y binocular.

Practicar baloncesto requiere una rapidez visual que ayuda a mejorar las habilidades visuales, perceptivas y cognitivas

Los autores subrayan que estos resultados son consecuencia de una práctica habitual de baloncesto, donde se desarrollan las habilidades perceptivas y cognitivas. Además, exponen que los beneficios provienen de este deporte y no de habilidades innatas de los deportistas, como se pensaba en un principio. Ahora queda conocer si estos beneficios aparecen solo con este tipo de juego de pelota, o también con otros con menos implicación visual, como la natación o el atletismo.

Jesús Vera, principal autor de la investigación, ha señalado que este trabajo indica que una colaboración entre los especialistas optometristas y los de las ciencias del deporte podría ayudar a conocer las ventajas del ejercicio en la visión para que los deportistas pudiesen beneficiarse de ellas de manera específica.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD