PUBLICIDAD

Noticias Embarazo

El cortisol del pelo podría ayudar a predecir la depresión posparto

Las mujeres embarazadas que tienen altos niveles de cortisol en su cabello durante el primer y el tercer trimestre de la gestación tienen más riesgo de poder llegar a desarrollar una depresión posparto, según un estudio.
Mujer embarazada tocándose el pelo

Las mujeres con altos niveles de cortisol en el primer y el tercer trimestre del embarazo tenían más incidencia de depresión posparto

08 de Noviembre de 2017

El pelo podría resultar un factor clave para predecir el desarrollo de la depresión posparto ya que, según han descubierto científicos del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento de la Facultad de Psicología de la Universidad de Granada, en las mujeres que tienen niveles más altos de cortisol en el pelo durante el primer y el tercer trimestre del embarazo se dan más casos de este trastorno que entre aquellas que tienen unos niveles normales.

El cortisol es una hormona que el organismo genera en situaciones de estrés, y cuyos niveles se pueden conocer a través del análisis del pelo. Según la investigación, publicada en la revista Plos One, aquellas mujeres que sufrieron depresión posparto presentaron más concentración de cortisol en los cabellos estudiados, por lo que un análisis previo del pelo de las gestantes podría ayudar a reducir el riesgo de desarrollar este trastorno después del parto.

Con el historial clínico y el análisis del pelo de las gestantes se podría predecir si van a desarrollar depresión posparto, lo que permitiría intervenir precozmente

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores estudiaron los comportamientos de 44 mujeres durante todo el embarazo, analizando también muestras de su pelo durante el primer y el tercer trimestre. Así observaron que casi todas las que presentaron depresión posparto habían desarrollado trastorno obsesivo compulsivo, ansiedad y depresión durante la gestación.

Analizar el cabello para prevenir la depresión posparto

María Isabel Peralta Ramírez, autora principal del estudio, ha explicado que estos resultados son muy importantes porque demuestran que existen variables psicológicas y hormonales previas a la depresión posparto, y que se podrían utilizar para ayudar a prevenirla, porque indicarían la conveniencia de intervenir precozmente en el caso de las embarazadas que manifestaran los síntomas descritos y presentaran además niveles altos de cortisol en su cabello.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD