PUBLICIDAD

Noticias Embarazo

Los cálculos renales aumentan el riesgo de complicaciones del embarazo

Las mujeres que sufren litiasis renal (cálculos en el riñón) antes del embarazo tienen un mayor riesgo de padecer complicaciones como hipertensión o diabetes gestacional, e incluso más probabilidades de parto prematuro.
Mujer con dolor por cálculo renal

Las mujeres con cálculos tenían diabetes gestacional e hipertensión gestacional con mayor frecuencia.

14 de Noviembre de 2017

Tener cálculos en el riñón antes de quedarse embarazada aumenta el riesgo de sufrir complicaciones metabólicas e hipertensión gestacional, según revela una nueva investigación que se ha presentado en la Semana del Riñón organizada por la Sociedad Americana de Nefrología, que se ha celebrado en Nueva Orleans (EE.UU.).

Los cálculos renales ya se habían asociado previamente con el desarrollo de hipertensión, síndrome metabólico o diabetes, y por ello un grupo de investigadores del Hospital General de Massachusetts y el Hospital Brigham y de Mujeres de Boston, en Estados Unidos, llevaron a cabo un estudio para comprobar si haber tenido este problema antes de la gestación podía influir en que la embarazada presentara complicaciones metabólicas o hipertensivas.

En la investigación participaron mujeres que habían dado a luz a sus hijos en el Hospital General de Massachusetts entre 2006 y 2016. Los autores del trabajo compararon los datos que indicaban cómo había transcurrido el embarazo en 174 mujeres en las que se habían detectado cálculos con los de 1.330 mujeres sin cálculos, excluyendo del estudio a aquellas que padecían una enfermedad renal crónica, hipertensión o diabetes antes de la concepción.

La litiasis renal también se asociaba con un mayor riesgo de parto prematuro, diabetes gestacional y preeclampsia

Los cálculos renales y el sobrepeso multiplican el riesgo de hipertensión

Los resultados del estudio mostraron que las mujeres que desarrollaron cálculos tenían diabetes gestacional e hipertensión gestacional con mayor frecuencia (18% frente a 6%, y 19% frente a 13%, respectivamente) que las que no tenían piedras en el riñón y, tras ajustar otros factores de riesgo, se comprobó que la litiasis renal también se asociaba con un mayor riesgo de parto prematuro, diabetes gestacional y preeclampsia.

También se observó que las mujeres que además de tener cálculos en el riñón padecían sobrepeso u obesidad al inicio del embarazo tenían un riesgo especialmente alto de desarrollar complicaciones hipertensivas durante la gestación, como ha explicado la Dra. Jessica Tangren, del Hospital General de Massachusetts, que añade que no se detectó, sin embargo, que hubiera un mayor riesgo de complicaciones para el feto, como un crecimiento intrauterino retardado, o la necesidad de administrar cuidados intensivos al recién nacido, en el caso de las mujeres con cálculos.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD