El COVID-19 daña el ADN de los espermatozoides y reduce su fertilidad

Los hombres que han tenido COVID-19 podrían sufrir una fragmentación en el ADN de sus espermatozoides debido a la enfermedad, un daño que causaría anomalías cromosómicas en la descendencia y una reducción de la fertilidad.
Escrito por: Natalia Castejón

22/09/2020

El COVID-19 daña el ADN de los espermatozoides

El COVID-19 podría afectar a la fertilidad de los hombres. Así lo ha dado a conocer un estudio en el que han encontrado que la enfermedad causada por el SARS-CoV-2 podría provocar una fragmentación en el ADN de los espermatozoides de los varones, reduciendo las probabilidades de concebir y aumentando el riesgo de anomalías cromosómicas en la descendencia.

La investigación, publicada en el European Medical Journal y llevada a cabo por el Dr. Jan Tesarik y la Dra. Raquel Mendoza Tesarik de la clínica MARGen de Granada, ha expuesto que, aunque el SARS-CoV-2 no puede entrar en los espermatozoides maduros, sí que puede hacerlo en otras células del testículo, interfiriendo en el desarrollo y maduración de los espermatozoides.

La infertilidad asociada a la fragmentación del ADN de los espermatozoides provocada por el COVID-19 es de entre un 10% y un 20%

Según otro estudio publicado en la revista The European Journal of Contraception & Reproductive Health Care, si se diese la infección en las células testiculares es muy posible que se produzca un aumento de la fragmentación de los espermatozoides. Este hecho tiene un efecto negativo en la tasa de nacimiento, reduciendo la probabilidad de implantación de los embriones en el útero y aumentando la frecuencia de abortos espontáneos.

“La fragmentación del ADN de los espermatozoides es un gran enemigo de la fertilidad”

La infertilidad que se ha asociado a esta fragmentación del ADN de los espermatozoides causada por el COVID-19 es de entre un 10% y un 20%, algo que es muy relevante teniendo en cuenta que el 50% de los casos de problemas de fertilidad en la pareja tienen su origen en el hombre, según la investigación.

Los doctores Tesarik recomiendan la evaluación del grado de fragmentación del ADN de los espermatozoides de los hombres en edad reproductiva y la congelación del esperma en los casos de COVID-19 positivo para evitar su degradación con la enfermedad. “La fragmentación del ADN de los espermatozoides es un gran enemigo de la fertilidad, y hay que hacer todo lo posible para prevenirla”, explican.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD