PUBLICIDAD

Una nueva técnica corrige la diástasis abdominal sin apenas cicatrices

La reparación endoscópica pre aponeurótica (R.E.P.A.) permite corregir la diástasis abdominal o separación de los músculos rectos del abdomen que se puede producir por el embarazo, sin dejar apenas cicatrices.
Escrito por: Eva Salabert

01/04/2019

Mujer con diástasis abdominal

El embarazo es uno de los principales factores de riesgo para desarrollar diástasis abdominal o de rectos, un trastorno que consiste en la separación de los músculos rectos del abdomen, que se produce cuando el tejido conectivo que los mantiene unidos sufre un daño. Las malas posturas, el sedentarismo, la obesidad, el estreñimiento, o cargar peso de forma inadecuada, son otras posibles causas del deterioro de los músculos abdominales.

Se estima que alrededor del 66% de las embarazadas presenta diástasis de rectos en el tercer trimestre del embarazo, y aunque tras el parto es posible fortalecer la musculatura con ejercicios como los abdominales hipopresivos, es complicado lograr una recuperación total, y en algunos casos es necesario recurrir a la cirugía. Ahora, una técnica quirúrgica mínimamente invasiva denominada reparación endoscópica pre aponeurótica (R.E.P.A.) permite corregir la diástasis de rectos a través de tres minúsculas incisiones.

Para quién está indicada la técnica R.E.P.A.

La R.E.P.A. consiste en realizar tres incisiones mínimas desde el pubis –sobre la cicatriz de la cesárea en el caso de que se hubiera practicado esta intervención– para cerrar los músculos rectos y reforzar posteriormente la pared abdominal con una malla protésica. Según explica el Dr. Guillermo Pou, cirujano de Hospitales Vithas Nisa (donde se ha comenzado a utilizar esta técnica por primera vez en España), el resultado estético es perfecto y se reduce además el dolor posoperatorio.

La R.E.P.A. consiste en realizar tres incisiones mínimas desde el pubis para cerrar los músculos rectos y reforzar posteriormente la pared abdominal con una malla protésica

Este método de cirugía está indicado para mujeres jóvenes que no precisen extirparse piel o grasa sobrante del abdomen, pero que tras el embarazo y el posparto, y a pesar de haber recuperado su forma corporal previa a la gestación, presenten una diástasis abdominal, asociada o no a una hernia umbilical o epigástrica.

Es importante saber que la diástasis no es únicamente un problema estético caracterizado por el abultamiento o deformidad del abdomen, sino que puede tener también consecuencias muy negativas para la salud de la mujer, desde incontinencia urinaria y disfunciones del suelo pélvico, hasta dolor de espalda, mayor riesgo de hernia abdominal o alteraciones digestivas (gases, digestiones pesadas, estreñimiento…).

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD