PUBLICIDAD

Menos grasa en el bebé si la embarazada obesa está poco tiempo sentada

Pasar menos tiempo sentada podría ayudar a las mujeres embarazadas con obesidad a reducir la grasa subcutánea con la que nacen sus bebés y que reduce el riesgo de problemas de salud en el futuro del niño.
Escrito por: Natalia Castejón

29/03/2019

Mujer embarazada con problemas de obesidad

Nada más y nada menos que una tercera parte de los niños en España tiene obesidad o sobrepeso, y una parte de ellos lo sufren como consecuencia de la obesidad materna durante el embarazo. Ahora, un nuevo estudio ha determinado que las madres que tienen un exceso de kilos durante la gestación podrían reducir la cantidad de grasa con la que nace su bebé si están menos tiempo sentadas de lo habitual.

Esta conclusión la han obtenido un grupo de investigadores tras realizar un estudio que han llamado DALI (Vitamin D and Lifestyle Intervention for Gestational Diabetes Prevention) y que incluía dos ensayos en nueve países de Europa en los que se puso en marcha diferentes estrategias para prevenir la diabetes gestacional. Todos los resultados, que fueron publicados en la revista Diabetología.

Motivos para estar menos tiempo en el sofá durante el embarazo

En el estudio, 436 embarazadas con obesidad cambiaron sus hábitos de estilo de vida. Así, una parte de ellas se inscribió a un programa para aumentar sus niveles de ejercicio físico durante la gestación o su tipo de alimentación, o ambos. La Dra. Rosa Corcoy, una de las autoras de este trabajo, ha explicado que las mujeres que mejoraron su actividad física, su dieta o pasaron menos tiempo sentadas tuvieron bebés con una grasa subcutánea inferior a las del grupo de control.

Estar más activa durante el embarazo si se tiene obesidad ayudaría a reducir la cantidad de grasa subcutánea con la que nace el bebé

Una vez los investigadores se dieron cuenta de esto, comenzaron a analizar cuál de estos cambios en el estilo de vida era el que estaba relacionado con la bajada de la adiposidad de los bebés y los resultados mostraron que no fue el aumento de la actividad física ni una reducción en el aumento de peso, lo que determinó la grasa de los hijos fue la reducción del tiempo que estuvieron las madres sentadas.

Según los autores, la recomendación de estar menos tiempo en el sofá o la silla podría ser más eficaz en las mujeres embarazadas obesas que el consejo de realizar cambios en su manera de alimentarse o de practicar ejercicio.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD